Almudena Cid ha vuelto a sonreír tras su separación. La deportista no ha ocultado que emocionalmente ha estado muy tocada tras el final de su matrimonio con Christian Gálvez y después de que él haya rehecho su vida tan rápido junto a otra mujer, la periodista Patricia Pardo. Ahora, tras varios días cabizbaja, Almudena ha reaparecido en sus stories con una sonrisa de oreja a oreja y derrochando fuerza.

Artículo recomendado

Patricia Pardo se mide con Christian Gálvez en televisión tras la contraprogramación de sus respectivos programas

Patricia Pardo se mide con Christian Gálvez en televisión tras la contraprogramación de sus respectivos programas

La expareja de Christian Gálvez está en plena mudanza a la casa donde emprenderá una nueva vida tras separarse del presentador, con el que ha compartido su vida durante 11 años. Almudena Cid se ha volcado en el trabajo y también en crear este nuevo hogar. Muy feliz ha subido varias historias en las que cuenta que está contentísima por haber encontrado este mono "muy al estilo Kill Bill". No sabemos si tendrá gran deseo de venganza como la protagonista de la mítica película o es alguna pulla a su ex, pero feliz se le ve y con ganas de darlo todo también.

Almudena Cid

Almudena Cid, muy sonriente tras su mudanza.

INSTAGRAM @almudenacid

Almudena Cid no lo ha pasado nada bien. La ahora actriz pidió a Christian Gálvez un tiempo pero él se enamoró perdidamente de la presentadora de 'El programa de AR' con la que pasea feliz de la mano y a la que ha dedicado varias declaraciones de amor públicas que quitan el hipo. Después de destaparse la historia de amor de Christian y Patricia Pardo, Almudena Cid se ha dejado ver mal y volcada en sus amigos.

Almudena Cid

Almudena Cid vuelve a sonreír tras su separación de Christian Gálvez.

INSTAGRAM @almudenacid

Ahora, tras la mudanza está volviendo a recuperar la alegría. Ya lo avanzaba hace unos días en Instagram con una reflexión en la que dejaba claro que piensa centrarse en ella misma. "Mi vida ya en mí", escribía dejando claro que no hay mal que cien años dure.