Alma Bollo, la hija de Raquel Bollo y Chiquetete, siempre se ha mantenido al margen del foco mediático a pesar del vínculo de su madre con la televisión. Aunque Alma se ha mostrado siempre muy discreta y alejada del ámbito televisivo, cuenta con su propio videoblog en Mtmad y tiene mucha presencia en redes sociales. La joven de 20 años, que compagina sus estudios de Derecho con su recién estrenada maternidad, se ha convertido en toda una influencer en Instagram, red social en la que es muy activa.

Artículo relacionado

La hija de Raquel Bollo comparte en Instagram momentos de su vida académica, profesional y personal a través de fotografías y vídeos. Con más de 140.000 seguidores en esta red social, las publicaciones de Alma Bollo no pasan desapercibidas y reciben muchos likes y comentarios. Como le ocurre a muchos influencers en Instagram, de vez en cuando la joven se encuentra con críticas por parte de algunos ‘haters’ que juzgan su vida.

Aunque Alma suele hacer oídos sordos a las críticas, le ha sentado muy mal que cuestionen su trabajo y esfuerzo y ha explotado a través de sus Stories de Instagram. “Sé que no merece la pena entrar en el juego, pero llega un momento que te cansa porque yo soy mamá, igual que otras muchas personas, yo estudio y trabajo igual que otras muchas personas. No soy una muerta de hambre, no soy una aprovechada”, ha expresado, dejando claro que lo que ha conseguido ha sido gracias a ella, a su esfuerzo y a su trabajo. La joven ha querido explicar así que no se aprovecha de ser una persona conocida por tener una madre famosa.

La influencer publicó hace unos días una imagen en la que aparecían ella y su novio junto a un coche nuevo que se han comprado. Alma recibía algunos comentarios que ponían en duda que se hubiese comprado el coche por sus propios medios, sugerían que se lo habían podido regalar a cambio de publicidad y daban a entender que se aprovechaba de ser hija de famosos. La joven no estaba dispuesta a callarse ante tales críticas y ha decidido responder, dejando claro que lo que han conseguido ella y su pareja ha sido gracias a su propio esfuerzo: “Vivo en una casa propia que tenemos tanto mi pareja, como yo. Pagada por nosotros. Tengo un coche pagado por nosotros, con nuestro trabajo y nuestro esfuerzo”.