Estos Globos de Oro hemos sido testigo de cómo el #askhermore, pregúntale más a ella, ha dado paso al #TimesUp. En Hollywood prendió la mecha del feminismo hace unos años y ha explotado tras hacerse públicos los continuos abusos sexuales a los que llevan siendo sometidas las actrices y que ellas habían callado por miedo a dejar de trabajar en una industria hecha a base de aplastar sueños. Ellas ya no se callan. Ellas quieren ser escuchadas y han convertido la alfombra roja en su particular estrado desde donde hacer oír sus voces, sus historias y reclamar igualdad.

Ya no importan los looks. Ya no importan las firmas, los diseñadores, las joyas. Solo importan los discursos, por eso, para recalcar sus palabras todas decidieron anoche, de Angelina Jolie a Meryl Streep, pasando por nuestra Penélope Cruz, vestirse del color más discreto de todos: el negro. Porque la atención debía recaer, en lugar de en su indumentaria, que esta noche era una especie de uniforme, en su discurso.

Artículo relacionado

Así lo explicaban ellas mismas en un texto que ha sido compartido y repetido en la mayoría de las redes sociales: “¿Por qué me vestiré hoy de negro? Por la igualdad y paridad en todas las industrias. Para la seguridad en cada uno de los trabajadores en cualquiera que sea su ocupación. Para la inclusión de todas las mujeres y cualquier persona que hasta ahora haya sido marginada #timesup”.

Además esta iniciativa va precedida del lanzamiento de un fondo para la defensa legal para ayudar a los individuos, mujeres y hombres, que han sufrido abusos sexuales y, de esta manera, obtengan representación legal. Es una mano tendida que les dice a todos ellos: te creo, no estás sola/o.