Alejandra Rubio está encantada con la etapa que está viviendo. En el trabajo, tiene la suerte de tener varios proyectos que le aportan la independencia que quiere llevar. En los estudios, está encantada con cursar interpretación, algo que le motiva muchísimo. Y en lo personal, está feliz con su relación con su novio Carlos Agüera. Y es aquí donde entra en juego la casa que comparte con él. Porque desde hace unos meses la pareja convive en un precioso piso del que la hija de Terelu Campos va enseñando algunas pinceladas. Ahora ha sido el turno de la terraza.

Artículo recomendado

Alejandra Rubio deslumbra en la noche madrileña por partida doble

Alejandra Rubio deslumbra en la noche madrileña por partida doble

Alejandra Rubio ha enseñado esta zona de su casa que ahora que el buen tiempo está presente, se convierte en un lugar ideal para desayunar, cenar o tomar el sol. Es un espacio pequeño pero súper bien aprovechado. Tal y como ha enseñado la hija de Terelu Campos, lo tiene equipado al detalle para disfrutar allí de momentos de relax en solitario, en pareja, con amigas o incluso con su madre, con quien se lleva a las mil maravillas. Para estos planes, Alejandra cuenta con unos sillones, un sofá y una mesa en la terraza que son súper apropiados para organizar veladas de lo más agradables.

Alejandra Rubio

La terraza de Alejandra Rubio.

Instagram @alerubioc

En cuanto a colores, Alejandra Rubio se ha decantado para la decoración de su terraza por tonos madera y neutros. De esta forma se asegura de que no pasan de moda y de que el ambiente es de lo más agradable. Además, hay detalles con los que ha personalizado el espacio con algunas de sus grandes pasiones como la moda, porque allí no faltan los libros de diferentes temáticas.

Alejandra Rubio

Alejandra Rubio muestra uno de los espacios favoritos de su casa.

Instagram @alerubioc

Con todo esto, Alejandra Rubio ha demostrado que está preocupándose porque el piso que comparte con su novio Carlos Agüera quede ideal y que así los dos encuentren un espacio acogedor en el que pasar su día a día.