Malas noticias para Alec Baldwin. Los servicios forenses del FBI han dictaminado que el arma que mató a Halyna Hutchins no pudo haberse disparado sin apretar el gatillo, algo que Alec Baldwin negó haber hecho. "No se apretó el gatillo. Yo no apreté el gatillo", había declarado con insistencia Baldwin, dando a entender que, posiblemente, el arma se habría disparado sola. Según los informes del FBI, a los que ha tenido acceso el periódico ABC News, el arma "no podía dispararse sin apretar el gatillo", lo que contradice totalmente la versión de Alec Baldwin.

Artículo recomendado

Sale a la luz el vídeo de Alec Baldwin con la pistola con la que disparó a Halyna Hutchins

Sale a la luz el vídeo de Alec Baldwin con la pistola con la que disparó a Halyna Hutchins

Las primeras investigaciones, realizadas por la Oficina del Investigador Médico de Nuevo México, concluyeron que el disparo que acabó con la vida de la jefa de fotografía Halyna Hutchins "fue accidental". Según este informe, "la revisión de los informes policiales disponibles no mostró ninguna demostración convincente de que el arma de fuego se cargó intencionalmente con munición real en el set". Las investigaciones continúan y ahora se está a la espera de conocer las conversaciones telefónicas de Baldwin en aquellos días. De confirmarse que fue él quien apretó el gatillo, el actor sería acusado formalmente de homicidio imprudente, tal y como demanda la familia de la fallecida.

El trágico suceso tuvo lugar el pasado mes de octubre durante el rodaje de la película 'Rust', protagonizada y producida por Alec Baldwin. En un ensayo, Baldwin empuñó un arma, que tendría que haber sido de fogueo, pero que, sorprendentemente, era real y estaba cargada. El disparo mató a Halyna Hutchins, de 42 años, e hirió al director del filme, Joel Souza, que tuvo que ser ingresado en el hospital en estado grave.

Alec Baldwin quedó devastado por los hechos. Del mismo modo, el asistente que entregó el arma cargada al actor, afirmó estar en shock y reconoció no haber comprobado que el arma fuera de fogueo.