Kiko Rivera amanecía este jueves con ganas de compartir un notición: da el salto a la radio como comentarista deportivo. El hijo de Isabel Pantoja anunciaba, entusiasmado, que su debut sería hoy mismo y con un partidazo, el que ha enfrentado a su Sevilla FC frente al Bayer en la final de la Supercopa de Europa. Casi nada. Nervios, responsabilidad, alegría... Kiko Rivera ha estado todo el día con un cóctel de emociones previo a su estreno, pero el resultado final ha sido agridulce para él (y no solo por la derrota del equipo hispalense).

Artículo relacionado

Kiko Rivera ha sido tendencia en Twitter desde primera hora de la tarde de este jueves después de que una gran ola de indignación le haya arrastrado. Muchos no han entendido el fichaje del dj sin ser un profesional de la comunicación por Canal Sur Radio y han llenado Twitter de críticas y comentarios negativos hacia el hijo de la Pantoja. Él, por su parte, ha hecho oídos sordos y se ha centrado en hacerlo lo mejor posible.

No están las cosas para desaprovechar oportunidades laborales y él lleva meses pasando verdaderos apuros. "Estar sentado preparado para comentar el partido de mi Sevilla en Canal Sur Radio con mis amigos de La Gran Jugada es lo mejor que me ha pasado este año, sin duda alguna", ha escrito emocionado y, salta a la vista, muy bien 'uniformado'.

A pesar de las críticas en Twitter (donde es bastante activo), Kiko Rivera está volcadísimo y centrado en desarrollar a las mil maravillas su labor como comentarista de fútbol, un terreno nuevo para él que ha sido como un regalo del cielo. El marido de Irene Rosales confesó que, a causa de la pandemia, su trabajo en la musical se ha visto muy afectado y tuvo que recurrir a la ayuda de autónomos del Gobierno para poder tirar en casa.