Las grabaciones de la decimotercera temporada de 'La que se avecina' ya han comenzado. Habrá edificio nuevo y puede que esta mudanza traiga algún que otro rostro nuevo; sin embargo, también habrá dos ausencias que marcarán la trama de la ficción. Carlota Boza ha confirmado, en El Taburete de la Cadena SER, que los actores José Luis Gil y Cristina Medina no participarán en esta nueva entrega por sus distintos problemas de salud.

Artículo recomendado

'Cuéntame cómo pasó' se despide con mínimo histórico de audiencias y un controvertido especial sobre Antonio Alcántara

'Cuéntame cómo pasó' se despide con mínimo histórico de audiencias y un controvertido especial sobre Antonio Alcántara

José Luis Gil sigue recuperándose del ictus isquémico agudo hemisférico izquierdo que sufrió el pasado mes de diciembre. Cristina Medina también está en proceso de recuperación, pero del cáncer de mama que le diagnosticaron el año pasado. Sin embargo, Carlota Boza no ha cerrado la posibilidad a que participen aunque sea de manera esporádica, apareciendo en algún capítulo de la serie, ya que aún están en pleno rodaje. "No sé si acabarán saliendo como episódicos, creo que hay varios actores que entran para un episodio, me parece muy guay y muy interesante", reflexionó la joven. El propio Alberto Caballero, creador de la ficción, dejó claro que Enrique Pastor volverá.

La que se avecina

'La que se avecina' estrena un nuevo capítulo

Mediaset España

Las bajas de José Luis Gil y Cristina Medina se suman a las de Vanesa Romero y Víctor Palmero, encargados de interpretar a Raquel y a Alba. "Vanesa Romero tampoco va a salir. Víctor Palmero, que es muy amigo mío, creo que tampoco, y así varios más", respondió Carlota. Es decir, estas cuatro bajas podrían no ser las únicas que veamos en esta nueva temporada de 'La que se avecina'.

Artículo recomendado

La que se avecina: el cambio de sus protagonistas 15 años después

La que se avecina: el cambio de sus protagonistas 15 años después

Nueva temporada, nuevo edificio

Hace dos años tuvieron que despedirse del edificio que había dado vida a Mirador de Montepinar. Tenían que desalojar el espacio que lo albergaba y el decorado no estaba en condiciones como para ser trasladado. Es decir, las circunstancias provocaron que, después de 13 años, la ficción se quedara sin el histórico edificio en el que han vivido cientos de aventuras. Decidieron que la serie siguiera adelante pese a este revés, y comenzaron a buscar un nuevo emplazamiento. "Tenemos un edificio nuevo que es muy chulo. A mí me encanta. Como edificio, me parece mucho más bonito que el otro. El otro era mucho más simple y este está más adaptado a cada personaje", dijo Carlota. "Con decir que algunos de los pisos tienen gotelé, ya lo digo todo". Seguro que Antonio Recio es uno de ellos.