El pasado jueves 'Cuéntame cómo pasó' se vestía de gala para celebrar su capítulo número 400. El elenco de la ficción de Televisión Española acudió a los madrileños Cines Callao para festejar este número tan redondo. Entre los presentes estaban Ana Duato, Imanol Arias, Pablo Rivero y Anna Allen. Recibieron halagos tanto de la prensa como del público allí presente. Sin embargo, y pese a que ya han pasado unos días, este martes 3 de mayo Ramoncín ha querido mostrar su descontento. El motivo: una frase pronunciada por Antonio Alcántara.

Artículo recomendado

'Cuéntame cómo pasó' emite su capítulo 400: así va a ser esta entrega tan especial

'Cuéntame cómo pasó' emite su capítulo 400: así va a ser esta entrega tan especial

Según el cantante, las palabras pronunciadas por el personaje de Imanol Arias atentan contra el "derecho al honor, a la intimidad personal, a la familiar y a la de la propia imagen". "Contexto: 'Cuéntame cómo pasó', capítulo 400, abril de 1994, problemática entre padres e hijos. Antonio Alcántara dice '[...] Los hijos terminan agradeciendo. Pero cuando ven estas cosas se enrarecen y luego de mayores salen... ¡Mira Ramoncín!'. Pero el Ramoncín de 1994 es una persona de 39 años, padre de dos hijas (de 19 y 14 años) y de un bebé de cuatro meses, en un entorno familiar inmejorable, basado en la buena educación y el respeto a los demás. Ese Ramoncín ya había grabado más de una docena de discos, tenía escritos varios libros y un best seller del que Umbral dijo 'Ramoncín ha escrito él solo algo que tenían que haberlo hecho varios académicos'. Varias películas, obras de teatro y más de mil conciertos completan el recorrido artístico del Ramoncín de ese año que '¡mira cómo ha salido!'", escribió a través de Instagram.

"Me pregunto qué ha movido a unos guionistas, a directores y a un actor (tú, Imanol, que me conoces y has estado años trabajando en la serie con mi hijo, ese bebé del '94) a despreciar la educación y el entorno en el que se desarrolló mi infancia y mi juventud, a insultar a mis padres, abuelos y familiares y a desdeñar sus capacidades como tales para formar a su hijo. Me pregunto, y os pregunto, qué clase de estupidez 'creativa' os ha llevado a caer tan bajo para escribir, grabar y difundir un menoscabo tan despreciable hacia mí. ¿De dónde ha salido la idea de que esa chuscada hiriente le sirve al guion para darle algún lustre? Habéis caído en la gracia miserable de mencionar a un 'famoso' para meterle el dedo en el ojo y eso, además en un medio público, es inadmisible", continuó.

El asombro de Ramoncín es palpable, quien se posiciona como seguidor de 'Cuéntame cómo pasó'. "Sigo la serie desde el primer día (y la defiendo. Lo sabes bien, Imanol), pero tanta lealtad no va a impedirme indagar si habéis cometido algún reproche civil o de otra índole. El moral, desde luego, está en los más bajos índices posibles", escribió, dando a entender que tomará acciones legales contra RTVE y los guionistas. "Por cierto, el Ramoncín de 1994 llevaba desde 1988 luchando por los derechos de los guionistas, incluidos estos, y sus retribuciones. Y, por esos años, igualmente, dediqué muchos esfuerzos para que los actores tuviesen una entidad que protegiese sus derechos y que, a día de hoy, perciban una retribución por sus interpretaciones en los medios audiovisuales, aunque sean tan lamentables como lo que ya se ha expuesto", finalizó.

Asunto (casi) zanjado

Apenas unas horas después llegó la respuesta del equipo de 'Cuéntame cómo pasó', que utilizó la misma red social. "Ramoncín, sentimos muchos que te haya disgustado el comentario de Antonio Alcántara, un chascarrillo hecho desde el personaje de un señor de los noventa que en absoluto conocía tu impecable vida profesional y familiar, aunque no se perdiese ni un programa de Lingo en La 2. Nosotros, la serie, Grupo Ganga y todo San Genaro sí que somos conscientes de tu carrera y tu gran labor profesional y personal, y siempre te hemos considerado parte de la historia de España y de nuestra familia, por lo que queremos enviarte todo nuestro cariño y nuestras disculpas si te han ofendido las palabras de Antonio Alcántara", escribieron.

Ramoncín no dudó en aceptar las disculpas. "Disculpas aceptadas, pero no podía esperar un desprecio como ese hacía mí, por lo que ya he expuesto. Cuando el daño viene de quien aprecias duele más. El problema no soy yo, sino las personas que ya no pueden defenderse y a quienes se ha señalado como incapaces para criar y educar en condiciones a su hijo, nieto, sobrino... Ese comentario se queda ahí ad aeternum y lo verá millones de personas. Es muy injusto", respondía.