Lilit Manukyan es uno de esos nombres que resuenan cuando se hablan de concursantes televisivos. Hace ocho años se hizo con El Bote de ‘Pasapalabra’, ganó 300.000 euros; después ha pasado por formatos como ‘Saber y ganar’, ‘Atrapa un millón’ y actualmente concursa en ‘El cazador’. Por si este currículum no fuera suficiente, Manukyan suma una dificultad extra: no concursa en su lengua materna.

'Paspalabra'

Lilit Manukyan ganó 300.000 euros del bote de 'Pasapalabra'

Telecinco

Nació en Armenia, una de las quince repúblicas de la antigua Unión Soviética, en 1979, pero pasó buena parte de su vida en Rusia. Allí se formó como economista y técnico de Comercio Exterior. Lleva ya muchos años afincada en España, pero su corazón está con las víctimas y los refugiados de la guerra que está teniendo lugar en Ucrania. Está viviendo este episodio con especial tristeza y dolor.

Lilit Manukyan recordó en su última aparición televisiva que hay billetes gratis en todos los trenes de Renfe para aquellos refugiados que los necesiten. Ella trabaja en la empresa de transporte gracias a unas oposiciones que aprobó.

Artículo recomendado

El salto profesional de Sol Macaluso que ha superado todas sus expectativas

El salto profesional de Sol Macaluso que ha superado todas sus expectativas

Manukyan no puede olvidarse de esos "héroes desechables" (‘disposable heroes’ para Metallica) que son los jóvenes "soldados de barro", a quienes mandan al frente a morir por su patria. Cree que Putin ha montado "toda esta guerra solo para garantizar su poder", y asegura que "se ha vuelto loco, y eso es porque no le pararon los pies a su debido tiempo". "Aunque gane militarmente, y seguramente lo haga, su victoria será pírrica", afirma Manukyan.

Lilit Manukyan

Lilit Manukyan, en 'El cazador'

TVE

Esta amante de la literatura clásica rescató en directo un conmovedor pasaje de ‘Crónicas Marcianas', del estadounidense Ray Bradbury, para intentar entender lo que estar por llegar: "Vendrán lluvias suaves y olores de tierra, y golondrinas que girarán con brillante sonido; y ranas que cantarán de noche en los estanques y ciruelos de tembloroso blanco, y petirrojos que vestirán plumas de fuego... y silbarán en los alambres de las cercas; y nadie sabrá nada de la guerra, a nadie le interesará que haya terminado. A nadie le importará, ni a los pájaros ni a los árboles".