Meghan Markle se convirtió en todo un icono de estilo en su corto paso dentro de la realeza, y en una inspiración diaria para millones de personas. La Duquesa de Sussex siempre ha sabido cómo acertar en cada aparición pública, siendo su boda el mejor escenario para demostrarlo. Y, dos años después de su enlace, es la diseñadora nupcial, Claire Waight Keller, la encargada de contarnos un poco más acerca de esa pieza tan especial.

Artículo relacionado

Ha sido su salida de Givenchy como Directora creativa de la firma, el momento perfecto para hacer un pequeño recordatorio de la creación que dejó huella dentro del mundo de la moda, y en su carrera, tanto profesional, como personal. Este diseño acaparó todas las miradas de aquel 19 de mayo y convirtió a Meghan en una princesa, más allá del título. "Hoy, hace dos años, estaba en las pruebas finales para un vestido muy secreto. Un vestido de novia es uno de los momentos más exquisitos y hermosos para una diseñadora, pero también personalmente como artista, creadora, hay mucha sensibilidad que fluye a través del proceso desde el conocimiento y la comprensión de los sentimientos que tiene como novia", comenzaba a contar Claire.

The Royal Wedding Dress - Two years ago today I was in the final fittings for a very secret dress. So many emotions were running through me during those months leading up to the big day. A wedding dress is one of the most exquisite and beautiful moments for a designer, but also personally as an woman artist, creator there is a lot of sensitivity that flows through the process from the knowledge and understanding of the feelings that you have as a bride. It’s a unique point of view when you have been through it yourself, as I did at my wedding to my beloved husband 20 years ago, you remember every moment so clearly and realise the significance of every detail and decision. In so many ways you are capturing dreams, that as a girl and as you become a woman you will have been thinking about for years. Learning to let go of my emotions and embrace the feelings of someone you are designing for brings about an incredibly beautiful relationship of trust and intimacy. Through hours of conversation, meetings together, and research, slowly all the pieces of that story came together. Purity and simplicity were the guiding principles, a narrative of nature through the 53 florals of the Commonwealth to bring the world into the journey of the ceremony and subtlety bringing the lines of Givenchy and the history of the Maison to capture the classical timeless beauty i knew she wanted to achieve. It was obvious the significance of this occasion was more than any other, it would be a very personal ceremony with so many choices that would reflect both the bride and grooms heritage and their unique way of being incredibly inclusive, genuine and generous. Here are some of those moments from the day. @givenchyofficial #hautecouture #sussexroyal #meghanmarkle #royalwedding

Una publicación compartida de Clare Waight Keller (@clarewaightkeller) el

En este texto recordatorio, y de lo más emotivo, también quiso hacer un guiño a su buena relación con Meghan. "Aprender a dejar ir mis emociones y abrazar los sentimientos de alguien para quien estás diseñando produce una relación increíblemente hermosa de confianza e intimidad. A través de horas de conversación, reuniones juntas e investigación, lentamente todas las piezas de esa historia se unen" relataba.

Claire señala que la pureza y simplicidad eran los principios base para el hilo conductor. Con la naturaleza como narrativa, la diseñadora lo representó a través de las 53 flores que representan las naciones de Commonwealth, algo imprescindible para Meghan. Para seguir con los trazos, la directora creativa intentaba plasmar las líneas de Givenchy y su historia, para crear así una pieza nupcial muy clásica.

Meghan Markle

Pero también quiso contar un poco más sobre la creación del vestido, esa pieza que pasaría al recuerdo y que contaba con una repercusión mundial. "Era obvio que el significado de esta ocasión era más que cualquier otro, sería una ceremonia muy personal con tantas opciones que reflejarían tanto la herencia de los novios como su forma única de ser increíblemente inclusivos, genuinos y generosos" explicaba.