Vidas propias

Entiendo que los maduros nos colguemos de gente con menos edad

Jorge Javier Vázquez
jorge javier

Actualizado a

Tienen mala prensa las parejas con diferencia de edad pero yo cada vez las entiendo más. Será que me gustan los jóvenes y busco justificarme. Cuando empiezas a cumplir años y estás soltero –como es mi caso–, resulta cada vez más complicado encontrar gente de tu edad a gusto con su vida. A los 50 años ya sabes más o menos lo que te espera. Es poco probable que tu vida profesional te depare sorpresas y en cuanto a tu estado emocional eres ya el resultado de lo vivido y sufrido. Y es aquí donde está la madre del cordero. Porque es muy usual encontrarte a esta edad a gente muy resentida con la vida. Gente que cree que profesionalmente no está valorada, que debería estar mejor considerada y mejor pagada. Por lo general son envidiosos y no aceptan que a los demás les vaya bien. Es más, suelen pensar que aquellos a los que les va bien se han vendido en algún momento. No aceptan el éxito ajeno y les gusta rodearse de fracasados.

Relacionado con esta noticia

Tampoco es fácil encontrarse a cincuentones que se enfrenten a una nueva relación con una mirada sin prejuicios. Cargan con una mirada entre decepcionada y resabiada que los hace insoportables. A mí no me gusta que la edad nos vuelva más desconfiados en el amor. Es obligatorio luchar contra el desencanto aunque sea una batalla complicada. Por eso entiendo que los maduros nos colguemos de gente con menos edad. Porque la mayoría de los jóvenes todavía tienen la alegría y la ilusión activadas. Creen en el amor para toda la vida y no dudan en lanzarse sin red a la pasión sin temor a salir carbonizados. Viven para el amor y el sexo y no se achantan ante los efectos vandálicos que provocan esos dos elementos. Antes creía que esas relaciones en las que existía una abrumadora diferencia de edad eran puro espejismo, relaciones condenadas al fracaso. Y puede que lo sean. Como todas las parejas. Pero es que en todas las parejas existe una parcela de fracaso, de tristeza, de objetivo no conseguido. Y aceptarlo es grandioso. Y un importante motivo para seseguir luchando por ellas.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?