La Milá es Mercedes, claro. Cuando le pones a alguien el artículo es que tiene una dimensión estelar. ‘La’ Jurado, ‘La’ Caballé. ‘La’ Milá. Divas, entendiendo como diva un estatus que es un paso más allá que el de una estrella. ¿Cuándo se convirtió la Milá en una diva de la televisión? Creo que en los últimos años, cuando su presencia en la tele dejó de ser tan continuada y sus fieles esperábamos sus apariciones como las de una virgen. La Milá tiene nuevo programa en Movistar: entrevista a personas a las que entrevistó la tira de años atrás. Una delicia. Por ahora se han emitido las de José María García y Massiel. Me encanta ver a gente que a sus años –pasan ya de los setenta– están pletóricos, disfrutando del momento actual y echando la vista atrás sin nostalgia. Señal inequívoca de que la vida les ha servido para algo.

Artículo recomendado

Anabel Pantoja reacciona a los vídeos de una presunta infidelidad de Omar Sánchez

Anabel Pantoja reacciona a los vídeos de una presunta infidelidad de Omar Sánchez

Y luego está la Milá, que a sus setenta goza de una madurez envidiable. Rápida, divertida, lista como el hambre. A mí me encanta porque la veo ilusionada y disfrutando con el proyecto como si estuviera empezando. Jamás diría que vive una espléndida segunda juventud porque estoy hasta el moño de glorificar ese espacio de la vida. Mejor escribir que Mercedes, en su gloriosa madurez, sigue regalándonos momentos únicos en un medio que controla como la que más. Larga vida a nuestra Milá. Por ella y por nosotros.