Marta López Álamo ha dejado a un lado el clásico color rojo de uñas o el nude que adora llevar y ha apostado por una tonalidad mucho más refrescante, divertida y que prolonga el bronceado en nuestra piel. Y es que, sí, quedan tres semanas (¡tres!) para que acabe oficialmente el verano y todavía nos apetecen manicuras de colores, que además quedan ideales con los primeros looks de entretiempo.

Artículo relacionado

Ni lila, ni blanco, ni rosa palo... Marta López Álamo ha esmaltado sus uñas con un color amarillo suave casi vainilla que es la última fiebre en el nail art. María Pombo fue de las primeras influencers en sucumbir a este color de uñas 'pastel de limón' que, tras asaltar nuestros armarios, ahora ha llegado al mundo de la belleza.

Uñas amarillas Marta López Álamo
INSTAGRAM @martalopezalamo

Un amarillo pastel súper apetecible y coqueto que es perfecto para llevar solo, como en el caso de Marta López Álamo, o combinarlo con otros colores sorbete. No es un color habitual que pedir en el salón de belleza pero, salta a la vista, que es un tono súper atrayente y muy femenino, que no desentona en absoluto y combina también con todos los looks. ¡Súper cute!

Marta López Álamo ha optado por unas uñas cortas, al ras, y con forma ovalada que estiliza los dedos, pero lo cierto es que este esmalte queda ideal en todos los tipos de manicura. Un color moderno que rivaliza ahora con los clásicos de la manicura y que también es muy apetecible cuando las temperaturas bajan por la luz que da y lo mucho que favorece.

Las uñas en tonos pastel han sido las protagonistas durante todo el verano y de cara al otoño no están dispuestas a perder fuerza. De hecho, seguiremos viendo muchísima manicura en tonalidades suaves que convivirían en los salones de belleza con los clásicos rojos o burdeos.