Este 2020 ha situado la decoloración como una de las tendencias más potentes del 2020, con el cabello bicolor como la propuesta clave. Han sido muchas las celebrities que se han sumado a ella, desde cantantes como Dua Lipa y Aitana, hasta modelos como Kaia Gerber, además de una larga lista de influencers que también han querido probar este contaste en melena. Existen más de una forma de sumarse a ella, desde una melena creada a través de mechas chunky en la zona superior, o underlights si están en las capas interiores, o directamente two-tone hair, la decoloración de media melena más evidente.

Artículo relacionado

Una técnica arriesgada que genera muchas dudas sobre su realización, y que desde Treatwell nos han querido resolver todas las dudas, hablando con los expertos de Laura Montenegro Hair Salon, para descubrir qué tenemos que tener en cuenta antes de someternos a una decoloración de este tipo para que esté sano, y no sufra más de la cuenta.

  • ¿La decoloración daña el cabello?

“La mayoría de los clientes que vienen al salón pidiendo algún tipo de decoloración suelen hacer la misma pregunta: ¿va a dañar mi cabello?. Lo ideal para trabajar con decoloraciones sería tener una melena de cabello natural y sano, pero normalmente nos encontramos con muchas melenas maltratadas químicamente por otros procesos de coloración. Y no todos los cabellos pueden soportar un proceso de decoloración”, explica Laura.

Para ello, es esencial adaptar cada cabello a sus necesidades y en muchas ocasiones, aplicar un tratamiento de reconstrucción para fortalecer la fibra antes.

  • ¿Cuánto tiempo tardaré en conseguir ese color?

"Para que el cabello no sufra hay que tener muy claro que se necesitan tiempo y paciencia. A veces se podrá hacer más de una decoloración el mismo día y otras veces será necesario acudir de nuevo al salón para seguir el proceso”.

Hay que tener en cuenta que los tonos blancos y platino o los colores de fantasía son los más difíciles de conseguir y los que más pueden dañar el cabello si no se realizan adecuadamente.

  • ¿Cómo lo mantengo bonito?

Los expertos recomiendan repasar las puntas cada dos meses, de forma que el cabello siga creciendo sano, y refrescar el color con un matiz cada mes o mes y medio. “Así evitaremos el temido tono dorado o “amarillo pollo” y la melena se verá sana”, comenta Laura.

A la hora del mantenimiento en casa, es esencial incluir en nuestra rutina de lavado productos específicos para este tipo de cabello platino, que mantendrán ese color.

  • ¿Qué estilo o técnica elijo?

Como hemos podido ver en estos looks anteriores, hay varias formas de sumarse a esta tendencia, desde las más evidentes a las más sutiles, según gustos. “Si no eres muy atenta a la hora de mantener el color y no sabes cuando vas a volver al salón, lo mejor es el Balayage (más sutil) o el Ombré (más intenso) para crear un degradado natural en el cabello. Si ya eres rubia y quieres aportar más luz y dar un toque platino, las mechas Babylights serán suficientes. Y para los que quieren algo más atrevido, sin duda las mechas chunky que enmarcan el rostro o decolorarse la zona de la nuca para conseguir una melena bitonal son la última tendencia" explica Laura.

Cualquiera de estas opciones será un cambio radical, ya que ópticamente estos contrastes son muy vistosos y cambian el rostro por completo.