Cuando hablamos de maternidad en redes sociales somos conscientes de que a menudo no se muestra la realidad de lo que todo eso conlleva, incluso después de dar a luz. Ashley Graham tenía claro desde el primer momento de su embarazo, que quería normalizar eso y compartir con sus seguidores las dos caras de este proceso, para mandar un mensaje body positive a todas esas mujeres que están pasando por el mismo momento que ella, o que van a pasarlo en algún momento.

Artículo relacionado

La modelo es una de las caras visibles de este movimiento en el que promueve la naturalidad y la importancia de quererse tal y como eres, sin retoques, sin censura. Un mensaje que ha querido seguir manteniendo en esta nueva etapa de su vida. Primero, quiso aprovechar su influencia para contar lo que nadie cuenta, con un mensaje claro y un selfie en el espejo del baño.

"Levanta la mano si no sabías que también cambiarías tus propios pañales. Después de todos estos años en la moda, nunca podría haber adivinado que la ropa interior desechable sería mi prenda favorita, ¡pero aquí estamos! Nadie habla de la recuperación y la curación por las que pasan las nuevas mamás. ¡Quería mostrarles que no todo es arcoiris y mariposas!", escribía la modelo en esta publicación.

Y, tras unas semanas, ha querido volver a utilizar sus redes sociales para mandar un mensaje alto y claro: las estrías son naturales y no tenemos por qué avergonzarnos de ellas. Lo ha hecho a través de una imagen donde aparece desnuda, tapándose el pecho, y dejando al descubierto su vientre junto con una frase, "Soy la misma, con algunas nuevas historias".

Con ella, Ashley ha intentado mostrar a todas sus seguidoras la otra parte del post parto que nadie cuenta, y que la mayoría se empeña en ocultar, las estrías. Esas marcas que nuestro cuerpo muestra tras dar a luz, y que como muestra ella, no tienen nada de malo, ni deben generar baja autoestima.