Ana María Aldón está decidida a dar un cambio radical a su vida y a juzgar por sus últimos movimientos no solo en lo relativo a su vida personal sino también a su imagen. A sus 44 años, la que fuera concursante de ‘Supervivientes’ se encuentra en un momento pleno y nada ni nadie la va a frenar. Así lo dejó entrever este sábado tras su tenso cara a cara con su cuñada Conchi en 'Viva la vida'.

Artículo recomendado

La amarga reflexión de Ana María Aldón tras su discusión en directo con su cuñada Conchi Ortega

La amarga reflexión de Ana María Aldón tras su discusión en directo con su cuñada Conchi Ortega

La mujer de Ortega Cano luce un físico envidiable, el resultado de mantener una dieta saludable y combinarlo con sesiones de deporte (pilates) y algún que otro retoque estético. Esta semana, Ana María Aldón se sometía a un tratamiento no invasivo pero muy efectivo a base de electroestimulación cuyo objetivo es conseguir unos glúteos firmes de cara al verano.

Lejos de esconderse, Ana María contaba a sus seguidores los resultados que estaba observando con solos unas pocas sesiones. Una técnica que da descargas eléctricas que contraen los músculos y ayuda a tonificar y endurecer la zona de una forma más rápida, así como a reducir la incómoda y antiestética celulitis e incluso eliminar la grasa localizada.

Ana María Aldón

Ana María Aldón en Instagram

Instagram @anamariaaldon

El pilates, su mejor medicina

"Yo no he venido al mundo para satisfacer las necesidades de los demás. Nadie me tiene que decir cómo vivir mi vida", advertía Ana María Aldón a Conchi Ortega Cano. La diseñadora prefiere mantenerse ajena a las polémicas familiares y sigue adelante con su vida, un día a día en el que el pilates se ha convertido en su mejor medicina.

La colaboradora de 'Viva la vida' descubrió esta disciplina hace un año y está encantada ya que no solo le ayuda a mantenerse en forma sino también a desconectar de los problemas. La diseñadora practica pilates con máquinas: "Desde el primer momento no fue una obligación, fue una necesidad y cada día más", revelaba orgullosa con su evolución.