Sandra Pica y Cristina Porta se han visto las caras en la sala de la verdad de 'Secret Story' tras protagonizar su mayor bronca esta semana. Aunque nunca se han llevado bien desde que Sandra ha hecho equipo con Adara la tensión ha explotado entre ellas. La novia de Julen ha pedido hablar con la periodista cara a cara y esta, como ya hizo con Adara, ha insistido en que ella no necesita ningún conflicto en la casa para ser protagonista.

Artículo recomendado

Kiko Rivera, nostálgico, entra en ‘Secret Story’ tras sus críticas a Telecinco: "A veces cometemos errores"

Kiko Rivera, nostálgico, entra en ‘Secret Story’ tras sus críticas a Telecinco: "A veces cometemos errores"

Cuando han empezado a ver vídeos los reproches no han tardado en surgir entre ellas. "Yo no estoy acostumbrada a la vida de los platós, a vender mi vida al público, yo soy real. ¿Por qué tengo que estar yo aquí en lugar de hablar esto en la casa?", ha dicho Cristina Porta, muy ofuscada. A lo que ha añadido: "Está en televisión por vender su vida personal, es muy lícito, yo soy periodista".

Cristina Porta
Telecinco

"No ataques por lo bajo. Lo que pasa en mi vida de puertas para adentro, no lo vendo", ha dicho Sandra Pica y le ha recordado que ella ha estado en los platós defendiendo a su expareja y participando en realities. "¡Eso es vender tu vida!", le ha dicho Cristina Porta y Sandra le ha respondido con un enorme zasca: "Entonces, ¿tú que estás haciendo aquí? Vender tu vida, ¿no?".

Artículo recomendado

Miguel Frigenti rompe su amistad con Cristina Porta y Luca Onestini tras 'Secret Story': "No quiero amigos así"

Miguel Frigenti rompe su amistad con Cristina Porta y Luca Onestini tras 'Secret Story': "No quiero amigos así"

Cristina Porta ha reaccionado rápido y ha dicho que, claro, ahora sí está en un reality pero hasta ahora no a pesar de llevar 7 años trabajando en televisión. "Creo que domina mucho la televisión, me parece aburrida, en la casa no me aporta nada y se activa en las galas", ha dicho Cristina Porta muy directa. Pero Sandra no se ha quedado callada: "¡Pero si hago más que tú en la casa!". La sala de la verdad ha echado más gasolina a una guerra ya muy encendida.