Ha estrenado coche, nueva decoración en su casa, su relación con Fabio Colloricchio, con quien está a punto de celebrar su primer aniversario, va viento en popa... Sin embargo, al margen de todo esto Violeta Mangriñán está atravesando un momento personal delicado. Detrás de esa vida aparentemente idílica repleta de regalos, amor, viajes... está una joven a la que los problemas afectan especialmente a su ánimo.

Hace algunas semanas, la extronista hizo público, entre lágrimas, como estaba siendo acosada por dos hombres en su propia casa, una situación que la llevó a sentir miedo. Pero no es esto sino otro suceso lo que ha llevado a Violeta a estar más desaparecida que de costumbre de su perfil de Instagram.

Artículo relacionado

Ante las preguntas insistentes de sus seguidores, la joven no ha tenido más remedio que dar la cara y explicar que su ausencia tiene un motivo justificado aunque ha preferido guardárselo para ella: "Estoy extremadamente sensible y agobiada pero los motivos se quedan para mí", ha dicho a través de un texto en stories. Quizás ha sido este el principal motivo por el que Violeta ha hecho las maletas y se ha escapado este mismo martes con su perrita Canela hasta su Valencia natal para reencontrarse con su madre y su hermana. Sin embargo, hay un deseo que la joven si ha desvelado a su millón y medio de seguidores.

Violeta Mangriñan stories

"Tengo ganas de playa, de desconectar para volver a conectar y rodearme de mi familia y amigos", ha sentenciado la joven que como primera escapada de verano tenía previsto un viaje a Ibiza junto a Fabio del que se desconoce la fecha.

Un año complicado

El 2020 ha sido de todo menos relajado para Violeta Mangriñán. La joven se enfrentaba con ganas a una nueva década en la que iba a cumplir el sueño de tener su propia marca de ropa, sin embargo, todo se convirtió en una mala pesadilla. Al margen de esto, veía el momento de sincerarse y reconocer sus problemas con la comida, la infidelidad del italiano en los inicios de su relación, ha hablado abiertamente de esas inseguridades que la llevan a discutir a menudo con Fabio, su positivo en Covid-19 en pleno confinamiento, la falta de trabajo... Sin duda, un sin fin de problemas que a pesar del paso del tiempo han hecho mella en ella.