Violeta Mangriñán está disfrutando al máximo de sus vacaciones. Tras pasar el confinamiento en Madrid junto a Fabio, la influencer está aprovechando a más no poder el verano. En los últimos días ha viajado junto a su pareja hasta Formentera, donde ha disfrutado de días repletos de lujos. Eso sí, durante el viaje ha sufrido un contratiempo de lo más incómodo. Además no es la primera vez que le ocurre. Se trata de algo que suele pasarle cada vez que viaja y a lo que intenta poner solución para no sentirse tan incómoda y para que le suceda lo menos posible. A Violeta le pasa que… ¡Se le hinchan muchísimo los tobillos!

Artículo relacionado

La que fuera concursante de ‘Supervivientes’ y tronista de ‘Mujeres y hombres y viceversa’ ha revelado a sus seguidores que en especial cuando monta en avión, aunque sea un viaje de pocas horas, sus tobillos sufren bastante. Además el hecho de subirse a un avión no es lo único que le afecta en cuanto a este tema. Violeta ha asegurado que cuando está unos días comiendo “mal”, con cervezas y tapas de por medio, retiene muchos líquidos. Algo que también se traduce en hinchazón e incomodidad. De esta forma una vez más la influencer se ha abierto con sus seguidores y se ha mostrado de lo más natural al revelar uno de sus comederos de cabeza estéticos.

Violeta Mangriñán

Lo que ha hecho Violeta nada más llegar a Madrid es llevar a cabo un tratamiento que consiste en hondas de choque y presoterapia. De esta forma intenta frenar la retención de líquidos y sentirse mejor en su día a día. La influencer, que ya cuenta con casi un millón y medio de seguidores en Instagram, siempre se preocupa por lucir perfecta y tiene claro que si hay algo que no le gusta o con lo que no se siente bien, le pone remedio.