Vuelve a ser un día complicado y emocionalmente intenso para Kiko Rivera. Tras la polémica que ha salpicado la comunión de su hijo mayor, celebrada este fin de semana, y que podría tensar la relación con su expareja Jessica Bueno, Kiko Rivera ha acudido a los juzgados de Chiclana de la Frontera (Cádiz) para ratificar la demanda que había interpuesto contra su tío, Agustín Pantoja. De esta manera, el hijo de Isabel Pantoja cumple su palabra y sigue adelante con la demanda por presuntos delitos de estafa y apropiación indebida contra su tío.

Artículo relacionado

Kiko Rivera llegaba con gesto preocupado y sobre todo con el ánimo tocado. Los presagios y sensaciones sobre los que se ha confesado en las entrevista exclusivas que ha concedido a Lecturas parecen estar materializándose. Durante meses ha estado recabando información junto a su equipo de abogados y las pruebas que ha encontrado le han llevado a tomarle el pulso en los juzgados a la mano derecha de su madre. Y este trabajo previo se traduce en los tres delitos de los que le acusa: apropiación indebida, estafa y administración desleal.

Artículo relacionado

"¡Es un negado! Un frustrado de la vida, no se merece ni el aire que respira", decía Kiko Rivera de él en nuestras páginas. El dj concedió una entrevista histórica a Mila Ximénez en Lecturas en noviembre de 2020. Una confesión descarnada que inició la guerra de Kiko contra su madre y en la que perfilaba sus planes, con la ley en la mano y con respeto al hermano de la tonadillera. "He demandado a mi tío por todo lo que ha salido. Esos objetos me pertenecen, porque está escritos en el testamento. Dijeron que sí, que sin ningún problema. Al día siguiente, volvieron a llamar a mis abogados diciendo que no los encontraban. Me parece un cachondeo", explicaba los motivos que le han llevado a dar uno de los pasos adelantes más difíciles de su vida.

En este vídeo, el rictus en su rostro y su decisión de pasar lo más inadvertido posible, aunque en su caso es una empresa imposible, sugieren la mezcla de emociones que embargan a Kiko Rivera en esta cita en los juzgados de Chiclana para ratificar la demanda contra su tío Agustín. Entre las emociones, dolor, mucho dolor, y decepción. Lo ha intentado por todos los medios, ha intentado llegar a un acuerdo tanto con su madre como con su hermano, ha intentado negociar, pero cada nuevo gesto le indican que la relación, sobre todo, con su madre se dibuja irrecuperable. Muy a su pesar.

Su hermana Isa Pantoja se ha manifestado al respecto y, aunque admite que, "no me gusta", empatiza con su paso al frente. "Yo sé que ellos no han llegado a ningún entendimiento, no se han puesto en contacto y entiendo que lo haya hecho. Es el único medio, según él, en el que puede pedir las explicaciones que necesita y es la única vía que ha encontrado".

La citación para juicio será el próximo 1 de julio. Agustín Pantoja declarará como investigado e Isabel Pantoja ha sido llamada a declarar como testigo, a petición de Kiko Rivera.