“Si levantara la cabeza se iba otra vez”. Rocío Carrasco tiene muy claro que si su madre, Rocío Jurado, viese lo que ha hecho su familia no lo podría soportar. “Sabía perfectamente como era su hija, sabía la forma de obrar que he tenido siempre”. Cansada de todo, Rocío tan solo tiene una única petición para los suyos, una sola cosa que quiere que los Mohedano cumplan a partir de ahora y así se lo ha querido hacer saber desde la última entrega hasta la fecha de ‘En el nombre de Rocío’, la docuserie que protagoniza.

Artículo recomendado

Rocío Carrasco desenmascara a su tía Gloria Mohedano: "Se fue a Yerbabuena para seguir chupando y no trabajar en su vida"

Rocío Carrasco desenmascara a su tía Gloria Mohedano: "Se fue a Yerbabuena para seguir chupando y no trabajar en su vida"

Rocío Carrasco tiene muy claro el papel que quiere que ocupe su familia materna en su vida. Lo tiene claro desde hace tiempo y así lo ha ido expresando siempre. “No quiero que ni pertenezcan a mi vida ni yo pertenecer a la de ellos”, afirma tajante. La hija de Rocío Jurado ha vivido mucho en todo este tiempo y no quiero ya saber nada más de los Mohedano. “Si tan mala soy, si tan mala sobrina soy, si tan mala prima soy, si me he portado tan mal con todos, si soy tan… ¿por qué no me dejan en paz?”, se pregunta extrañada.

“Yo no quería tener relación con una persona como yo si la tuviera en frente. Yo no querría que esa persona fuese nadie”, afirma Rocío en el documental. “¡Dejadme tranquila! ¿Dónde está el papel que dice que tengo que tener relación por cojones? ¿En qué ley sale, en qué código?”. La hija de la cantante solo pide esto a su familia. Tranquilidad y que cada uno continúe por su camino. “Lo que pasa que se creían que no iba a hablar nunca. Ha llegado el día. Y ahora si tienen algún problema lo resolvemos”.

Rocío Carrasco

Rocío Carrasco durante la grabación de 'En el nombre de Rocío'

Telecinco

Amador y Gloria Mohedano

Rocío Carrasco, después de mucho tiempo callada, ha querido explicar con detalle los motivos que le han hecho apartarse de sus tíos Amador y Gloria Mohedano. “Mi madre sabía que si ella llega a fallecer y a la jauría no la dejaba bien servida, me iban a comer y era lo que ella no quería pero es algo que no ha podido evitar porque son como son y quieren más”, asegura en ‘En el nombre de Rocío’. El reparto de la herencia de la cantante fue lo que dinamitó todo por los aires y hasta el día de hoy.