Lo avisaba esta tarde Kiko Hernández en 'Sálvame'. A las puertas de la final, Alejandro Nieto se desinflaba y decía que no podía más. Se dirigía al Súper para preguntarle. "¿Una persona puede alegar en contra de ella misma?". El concursante de 'GH VIP' tenía la semilla del abandono perforándole el cerebro desde hacía días y estaba decidido a salir de la Casa. El Súper le daba la opción de abandonar sin penalizarle, pero la sangre no ha llegado al río.

Artículo relacionado

El clima de tensión es evidente. Sus enfrentamientos con Carlos Lozano, "que siempre se tiene que hacer notar y estoy un poco harto", y Laura Matamoros, que le ha acusado de "ir dando pena", le han desgastado, pero no han acabado con él. "No quiero discutir con nadie más y esta gente realmente no me importa nada". "He vivido muchas penalidades ya y no lo soporto más. Esto es un infierno para mí", decía derrotista.  

Sentados en el sofá Alejandro, Carlos, Laura Campos, Laura Matamoros, Fran Nicolás, Rappel y Dani, el Súper les ha invitado a hacer sus contra-alegatos. Empezaba Alejandro, confirmando su decisión de alegar contra sí mismo. 

"Presento un contra-alegato en contra de mí, porque estoy contento hasta donde he llegado y de estar aquí en GH VIP. No es por cobardía, pero es que tengo problemas de mucho peso fuera y no estoy a gusto aquí, porque me parece mal e injusto hacer contra alegatos contra Carlos y Fran. Tengo problemas personales y como padre tengo la obligación de irme", confesaba el Míster.

Tras esto, el Súper le mandaba al confesionario, donde le recordaba que nadie estaba allí en contra de su voluntad, pero insistía en si existía alguna otra razón, aparte de estar preocupado por su hijo. "Lo tengo pensado y meditado y no quiero abandonar, pero sí pedirlo. Sé que queda poco para acabar de disfrutarlo, pero es mi vida"

El padre de Alejandro, Julio, que consideraba que "todo era resultado de un bajón", entraba en contacto desde el plató con su hijo para decirle que la prueba de su hijo, que tanto le preocupaba, sería después de Semana Santa y que se relajara y que continuara en el concurso. Tras comunicarle las fechas de los asuntos personales que le esperan fuera de la Casa y del día fijado para la Gran Final del reality, el Míster decidía continuar.

Si Alejandro hubiera salido esta noche de la casa, hubiera sido todo un acontecimiento, ya que en 16 años y 500 concursantes que habían pasado por él, nunca se había dado este caso en toda la historia del formato.