Toño Sanchís no ha estado especialmente comunicativo desde que perdiera el juicio contra la que fue su representada, Belén Esteban. Desde entonces, el colaborador ha sido parco en palabras y ha evitado a toda costa hacer declaraciones. Así lo volvió ayer este jueves 26 de abril en el photocall de una conocida discoteca madrileña, donde ni siquiera quiso mirar a los periodistas a la cara tras haber posado. ¿Estará siguiendo una estrategia recomendada por su nueva abogada, Cynthia Ruiz?

Tras años de litigios, a principios de abril la Audiencia Provincial de Madrid condenó al que fue representante de la polémica Belén Esteban a pagarle casi 600.000 euros incluyendo el dinero que le debe (388.868,14 euros), las costas y los intereses de demora. Una noticia que Belén se tomó como una victoria aplastante sobre su exrepresentante, ya que se trata de una sentencia irrevocable después de que, hace casi un año, el Juzgado nº 2 de Torrejón de Ardoz le diera la razón a la 'princesa del pueblo' y Sanchís decidiera recurrir.

Artículo relacionado

Desde entonces, la de San Blas se ha mostrado eufórica, emocionada y con más energía que en muchísimos años. En cambio, Toño Sanchís ha decidido guardar silencio y evita dar la cara. Una actitud totalmente opuesta a la que ha tenido estos años, lanzando insultos y acusaciones hacia Belén en distintos programas de la cadena y donde hiciera falta. La chulería y la seguridad eran su emblema. Ahora lo es el silencio. Así mismo se ha mostrado en la fiesta del 3r aniversario de Opium, una famosa discoteca de Madrid, a la que acudió la noche del 26 de abril.

Toño posó ante las cámaras de los periodistas con una sonrisa forzada más propia de un anuncio de pasta dentífrica. Unos segundos después, agachó la cabeza, se giró y se dirigió hacia dentro del local evitando responder a los periodistas que le esperaban. Un gesto que todos ellos interpretaron como de mala educación, ya que prácticamente fueron ignorados cuando intentaban preguntarle o interpelarle. Toño ni siquiera les miró a la cara, simplemente, les obvió.

Una actitud que, además de dejar mucho que desear respecto a antiguos compañeros o conocidos, también denota que el colaborador y exrepresentante de Belén Esteban podría estar siguiendo instrucciones de su nueva abogada, Cynthia Ruiz, conocida como 'El terror de Telecinco'. Y es que, al parecer, Sanchís estaría preparando una demanda millonaria a Mediaset y Belén Esteban, una estrategia paralela emprendida tras su derrota contra la colaboradora de 'Sálvame' y que, de ganarse, le serviría para tener liquidez para pagar esos 600.000 euros que debe a la de San Blas.