Dar las uvas no es solo presentarse un ratito antes de las de las 12 de la noche en la Puerta del Sol. Si eres como Cristina Pedroche querrás dar ‘la campanada’ en todos los sentidos, y eso significa mucha preparación. Preparación estilística, ‘beauty’ y en todos los sentidos.

Artículo relacionado

En cuanto a lo que respecta al vestuario, la vallecana lleva meses preparando la pieza. De nuevo, se ha vuelto a rodear del mejor equipo para llevarlo a cabo. Con su estilista de cabecera para este evento y compañero de programa, Josie, y los enormes profesionales de Pronovias, el tema vestido está más que controlado. Esta última semana tocaba dedicarse a otros pormenores igual de importantes para lucir radiante.

El miércoles tenía reservada hora con uno de los centros de belleza más prestigiosos de la capital. Allí se relajó y le hicieron algunos tratamientos para tener una piel brillante el próximo 31 de diciembre. Al día siguiente, lo que tocaba era mimar su sonrisa. Una visita al dentista, limpieza dental y a presumir de dentadura ¡cuidado que nos puede deslumbrar mañana mientras nos explica la bajada del carillón!

Y para tener al máximo la energía, Pedroche lo tiene clarísimo: no hay nada como plato de tortilla de la que prepara su madre. “¡Hay que coger fuerzas!”, que claro que sí, no existe combustible mejor. El día de antes se había dejado tentar por una de sus pequeñas debilidades: las chuches. No puede comerse solo una. Y que darse homenajes gastronómicos son parte fundamental en la felicidad de uno y, como todos sabéis, no existe tratamiento de belleza mejor. Eso sí que la hará brillar.