Marta Hazas y Javier Veiga se han casado hoy en Santander, ciudad natal de la novia, en una ceremonia que tuvo como escenario el Palacio de la Magdalena, un edificio construido a principios del siglo XX y que se encuentra situado en un enclave privilegiado, con unas espectaculares vistas al mar Cantábrico y que actualmente es sede de la Universidad de verano Menéndez y Pelayo. Es un marco perfecto para celebrar bodas civiles, como la de Marta y Javier.

Artículo relacionado

El convite nupcial, sin embargo, tuvo otro escenario: el restaurante Deluz, en la playa del Sardinero, que cuenta con unos acogedores jardines en los que los invitados se encontraron muy a gusto y en el que pudieron disfrutar de la magnífica gastronomía cántabra. Entre esos invitados, por supuesto, no faltaron dos de las mejores amigas de la novia: las actrices Paula Echevarría y Cecilia Freire, compañeras de Marta en la serie 'Velvet'.

Claro que el secreto mejor guardado de toda boda era el traje de la novia. Lo único que había trascendido es que era un diseño de Jorge Vázquez, gran amigo de Marta Hazas. Los vestidos de novia de Vázquez se caracterizan por su clasicismo y sencillez, de líneas rectas y con cierta inspiración helénica.

A media tarde, la novia hizo acto de aparición y pudimos ver el vestido: sencillo, sin mangas, con el cuerpo drapeado hasta la cintura y con una hilera de flores bordadas que recorrían todo el cuerpo. La falda, con bastante volumen, tenía algo de cola. Marta no llevó velo y llevó su cabellera rubia recogida en un moño alto. Un pasador-joya le recogía el cabello en el lateral. El novio vistió con el tradicional chaqué. Los padrinos fueron el padre de Javier, Suso Veiga, y la madre de Marta, Marieta Cuesta.