Desde que confirmaran su separación hace ya dos meses tras 24 años de matrimonio, Enrique Ponce y Paloma Cuevas han estado en el centro de la información aunque de una manera muy diferente. Mientras que la empresaria prefería mantener silencio y se distanciaba de la polémica en su finca de Jaén junto a sus dos hijas y sus padres, el torero se dejaba ver en infinidad de ocasiones con su nueva pareja, Ana Soria, con quien ha vivido un verano inolvidable.

Artículo relacionado

Cansado de dimes y diretes, además de la publicación de informaciones, según él, "completamente falsas", Enrique hablaba personalmente con Toñi Moreno y le desvelaba cuál es la verdadera relación con la madre de sus hijas. Como si de una portavoz se tratara la presentadora manifestaba la molestia del torero: "La relación con Paloma es maravillosa, hablan constantemente".

Paloma Cuevas y Enrique Ponce

Ponce niega tajantemente que su matrimonio estuviera roto desde hace dos años: "Hace 5 meses esta pareja se sienta y dice 'tenemos un problema' desde se momento han mantenido una buena relación pero no lo están pasando bien porque las cosas no se han podido hacer como ellos deseaban por sus hijas". Tal y como cuenta Toñi, su hija mayor se enteró de la separación de sus padres al recibir un pantallazo de una publicación.

A esta información hay que añadir un breve comunicado oficial en el que Enrique ha querido dejar claro que su todavía mujer nunca ha vivido a su costa: "Se está especulando con informaciones que no se corresponden con la realidad. Paloma Cuevas es una mujer económicamente independiente".

Artículo relacionado

Por si esto fuera poco, la presentadora de 'Viva la vida' exponía que la pareja tardó 10 años en tener hijos porque su deseo era que el torero se retirase y pudieran ser una familia al uso. Evidentemente esa situación no se llevó a cabo y parece que el motivo principal de la ruptura es que Enrique ha sido "un padre ausente" por sus compromisos taurinos y eso ha llevado a cabo un fuerte desgaste. Finalmente y de manera tajante, Toñi afirmaba que "ninguno tiene la idea de pedir la nulidad eclesiástica" por lo que Ana Soria tendrá que sacarse de la cabeza la idea de casarse por la iglesia.