No es oro todo lo que reluce en la vida de las influencers. Y si no que se lo digan a Dulceida quien ha vivido varias situaciones de acosos durante un reciente viaje a Hawaii. La influencer viajó junto a su novia a Honolulu con motivo de un compromiso profesional y allí se dedicó a grabar varios vídeos con los que luego deleitar a sus seguidores. Sin embargo, y aunque la pareja ha disfrutado de unos días maravillosos en un paisaje exótico, Dulceida ha querido hacernos partícipes de las situaciones de acoso que han vivido. Algo intolerable y que ella no ha dudado en denunciar a través de sus Stories en su cuenta de Instagram.

Artículo relacionado

"Estoy harta. Ayer fuimos las cuatro (amigas) a la playa a ver las estrellas y cuando nos estábamos marchando se acercó un chico, nos preguntó de donde éramos y cuando nos fuimos me cogió del brazo y me dijo: "Tú estás muy bonita". Me solté rapidísimo y sentí miedo e impotencia", ha escrito. Desgraciadamente, este no ha sido el único episodio de acoso que ha sufrido durante este viaje. "Esta tarde, Alba y yo nos hemos vestido de hawaianas para grabar en la playa y un señor nos ha seguido y ha estado babeando y diciéndonos cosas hasta que le hemos hablado mal y se ha ido", escribía en Instagram. Sin embargo, un tercer episodio ocurría: "Y ahora mismo hemos ido a comprar el desayuno de mañana y ha entrado un chico y nos ha perseguido por el supermercado, cuando pagaba se ha acercado a mí diciendo cosas que no he entendido. Me ha dado un put* beso en la mejilla y se ha ido corriendo".

Finalmente, Dulceida hacía este necesaria reflexión tras haber visto un vídeo en Youtube de unos chicos diciendo lo que pensaban de las influencers: "Creo que todas hemos vivido situaciones así. Vídeos como este (que repito, me ha dado asco y vergüenza) solo fomentan este tipo de comportamiento en los que no se respeta a las mujeres. Si al describir a una mujer solo se te ocurren insultos y comentarios sexuales, háztelo mirar. Si al ver a una mujer por la calle, te sientes con el derecho de acosarla, háztelo mirar. Necesitaba decir esto porque estoy cansada de sentirme incómoda, sentir miedo y que esto pase continuamente. Insultar o acosar a una mujer no es gracioso, no te hace ser guay, todo lo contrario". ¡Brava!