El 31 de agosto es el final de las vacaciones para muchos, y, por lo tanto, motivo de depresión, mientras que para una en concreto equivale a celebración. Terelu Campos cumple años el día en el que el verano empieza a anunciar su retirada. Una de las primeras personas en felicitarla ha sido, cómo no, su pequeña, su hija Alejandra.

Artículo relacionado

La joven, que es muy familiar y suele tener presente todas las fechas especiales para los suyos, ha dedicado algunas de sus publicaciones en redes a la que le dio la vida. Lo ha hecho repasando sus fotos preferidas de su progenitora, algunas de hace muchos años, cuando el parecido entre madre e hija era de lo más evidente. Y es que Rubio no puede negar que tiene sangre Campos recorriéndola entera. De su madre ha heredado sus ojos, la sonrisa y, en definitiva, unos rasgos tremendamente dulces.

Alejandra se siente muy orgullosa de la mujer que le hizo el mejor regalo, y que se ha convertido en todo un referente para su vida. Aprovecha cualquier oportunidad para ‘fardar’ de ella, como ya vimos cuando Terelu presentó sus memorias unos meses atrás. Y no solo de ella, cuando la homenajeada es su abuela, ahí está la adolescente volcándose con ella, siempre con palabras y gestos de cariño. Y como no tiene que ocultar de quién es hija ni quién es su ‘abu’ pues las presenta con naturalidad en las redes. Nos parece perfecto, eso es síntoma de dos cosas: una, que son su mayor orgullo y dos, que la espontaneidad también se hereda.