En los últimos meses, los problemas de salud de Tana Rivera a consecuencia de unos extraños mareos preocuparon mucho a sus padres y su entorno más cercano. Una situación que afortunadamente quedó en un susto y era la propia Eugenia Martínez de Irujo quien le quitaba importancia a lo sucedido: "Está bien", afirmaba por aquel entonces.

Artículo relacionado

Sin embargo, durante estos meses de confinamiento la nieta de la Duquesa de Alba ha sufrido coronavirus. Tal y como detalla la revista Hola!, la joven reconocía haber padecido esta complicada enfermedad durante un paseo por Sevilla: "Ya estoy muy bien", reconocía ella misma en esta charla informal con unos amigos.

"He tenido un poco de todo, el olfato también lo perdí pero poca fiebre aunque bastante malestar", aseguraba. Además, la joven quiso dejar claro que ya se encuentra totalmente recuperada. "Ya no contagio. Si no, no me hubiera dejado mi padre venir a ver a mis hermanos", sentenciaba haciendo referencia a que ya se había reencontrado con los pequeños de la casa, Carmen y Curro, a quien está especialmente unida.

Tana Rivera

Cabe recordar que la joven ha pasado el confinamiento en Ronda junto a su padre y Lourdes Montes pero lejos de su madre, que hacía lo propio en Madrid con la compañía de su marido, Narcís Rebollo. Por el momento y debido a las circunstancias de la desescalada, ha sido imposible que madre e hija se reencuentren tras tres meses de 'encierro'.

A pesar de formar parte de dos de las familias más populares de nuestro país, al cumplir la mayoría de edad, Tana tomaba la determinación de seguir siendo un persona anónima. La joven sigue volcada en sus estudios de ADE (Administración y Dirección de Empresas) y hace unos meses se estrenó en el mundo laboral en unas prácticas en Universal, empresa en la que trabaja el marido de su madre.