Quedan pocas horas para que Tamara Falcó vea el estreno de su última aventura profesional. El documental que protagoniza, ‘La marquesa’, llega a Netflix este próximo día 4 de agosto y, claro, la hija de Isabel Preysler debe estar ilusionada. Una felicidad algo empañada por las últimas noticias respecto a su salud. La propia Tamara ha confirmado que va a tener que pasar por quirófano por un problema de movilidad que lleva tiempo arrastrando.

Artículo recomendado

Íñigo Onieva disfruta de unas vacaciones de lujo en Turquía sin Tamara Falcó

Íñigo Onieva disfruta de unas vacaciones de lujo en Turquía sin Tamara Falcó

“No me he operado aún”, asegura Tamara Falcó a la revista Hola tras un pequeño malentendido ocurrido hace pocos días. Era su madre, Isabel Preysler, la que parecía confirmar, en su última aparición pública y a preguntas de los reporteros, que su hija había tenido que ponerse en manos de los médicos pero nada de eso. “No es grave”, apunta antes de explicar qué le ocurre.

“Soy hiperlaxa y se ha dañado. Me lo han detectado ahora pero es algo típico. No me acuerdo bien del nombre médico pero creo que es el manguito rotador”, afirma a la citada publicación. La hija del desaparecido marqués de Giñón sufre molestias en el hombro que le impiden hacer algunos gestos y es este motivo el que hará que tenga que someterse a una intervención en breve “Por eso no me he operado, no es urgente. Tendré que hacer fisioterapia”.

tamara falcó íñigo onieva
Instagram @ionieva

Tamara pasa por un muy buen momento profesional. La hija de Isabel Preysler no se ha perdido ninguno de los enlaces que han ocurrido en su familia en estos últimos meses y todas las miradas se encuentran puestas en su más que rumoreada boda con Íñigo Onieva. Sin confirmación oficial, la pareja disfruta del verano, de su amor y de lo bien que se llevan, ajenos a rumores y noticias que intentan desestabilizarles.