Tamara Falcó, de evento publicitario en Ibiza tras su viaje express a Nueva York para su vestido de boda

Tamara Falcó, que ha regresado de Nueva York después de su reunión con Carolina Herrera, ha reaparecido vestida de chef en la isla pitiusa para seguir con su agenda de trabajo. Lo ha hecho relajada y sonriente

Adrián López
Adrián López

Redactor digital de Lecturas

Tamara Falcó en Ibiza
Gtres

Tamara Falcó (41 años) siempre tiene una vida de lo más frenética, pero más después de los recientes acontecimientos que están entorpeciendo su camino al altar el próximo 8 de julio. La influencer, que ha hecho un viaje express a Nueva York (solo ha estado 72 ahoras) para reunirse en Carolina Herrera, marca que le hará finalmente su vestido de novia, ha sorprendido a todos sus seguidores con un nuevo viaje a Ibiza. 

La hija de Isabel Preysler (72 años), que fue a Estados Unidos acompañada de su estilista Blanca Unzueta y pudo reunirse con el director creativo de la firma, Wes Gordon, ha acudido este martes a una importante cita para cumplir con las obligaciones de su atareada agenda laboral

Tamara Falcó, entre preparativos de boda y compromisos laborales

Con el tiempo justo entre todo lo que le queda por hacer con el vestido de novia, los complementos y los zapatos que lucirá en uno de los días más felices de su vida, Tamara continúa demostrando que sus compromisos laborales también son muy importantes, ya que este evento estaba pactado desde hace semanas. Eso sí, la que fuera ganadora de 'MasterChef Celebrity' ha demostrado que cuenta con un equipo de lo más profesional porque han tenido que enfrentarse a todo un rompecabezas de horarios y tareas para llegar a todo y cumplir con lo estipulado. 

Cansada con tanto vuelo pero siempre poniendo su mejor cara, la marquesa de Gri��ón ha ido a ido a la 'Isla Blanca' con una de las marcas con las que siempre va de la mano, una conocida firma de cerámica y azulejos que durante años también tuvo a su madre con embajadora oficial. 

Tamara Falcó
Gtres

Así, y tras por fin poner un poco de orden con su vestido de novia, la futura mujer de Iñigo Onieva (33 años) ha reaparecido a las 19:00 en la fiesta privada que se ha realizado en la tienda de la carretera de San Antonio, evento con el que que quizá pueda poner punto y final a toda esta locura de comunicados, reproches y declaraciones que ha habido entre ella y 'Sophie et Voilà', la anterior firma que se encargaba de su traje de bodas. Lo ha hecho vestida de chef de la mano de Porcelanosa, firma con la que trabaja, y participando activamente en la actividad culinaria.

El encontronazo entre Tamara y 'Sophie et Voilà'

Hace tan solo una semana que saltaron las alarmas y se publicaba que Tamara se quedaba sin vestido de novia a solo dos meses de su boda con Íñigo en la finca de El Rincón. Lo que en un principio parecía una relación idílica entre la colaboradora de 'El Hormiguero' y la firma 'Sophie et voilà' desembocó en una enemistad insalvable por las fuertes "exigencias" que la marquesa de Griñón ponía en cada visita al atelier.

De hecho, fue la firma española quien hizo público el fin de su contrato a través de un tajante comunicado emitido por Sofía Arribas y Saioa Goitia, dueñas de la marca. "Nuestra ética empresarial nos impide traspasar ciertos límites que pondrían en peligro la autoría original del diseño”, aseguraron dejando entrever que el deseo de la infuencer no era otro que copiar un modelo ya existente de otro modisto. 

Tamara e Iñigo

Tamara Falcó aseguró que jamás había dicho a la marca que plagiara el vestido. 

GTRES

Después de confesar que se había enterado "por la prensa" del fin de su contrato (aunque la marca ha asegurado que ya lo sabía antes de hacer pública la decisión), Tamara afirmó de una manera rotunda que la firma había "cambiado el vestido" sin decirle nada. Además, ante la supuesta petición plagio que expusieron, la colaboradora del programa de Pablo Motos dijo que lo único que quería es que fuera una inspiración. 

"Yo estudié en el Instituto Marangoni e hice un curso de diseño en verano, y siempre se usan inspiraciones. Otra cosa es que lo plagies de la forma en la que se diseña. Es falso que haya plagiado otro diseño. Por ese tema han tenido que meterse los abogados", expresó Falcó, que además añadió que el vestido original no tenía nada que ver con la última versión que le enseñaron y que en ningún momento tuvo la intención de copiar el diseño de nadie.

Eso sí, quien ya lo tiene todo listo y no ha tenido tantas preocupaciones es Iñigo, que "se ha decantado por un chaqué clásico, formado por su levita, su chaleco y su pantalón recto", han contado en 'El programa de Ana Rosa'. "Me informan que nada de estampados raros ni florituras, es decir va a tirar por colores neutros", han añadido. "Desvelaré quién es el diseñador el día en que nos casemos", dijo Onieva en '20 minutos',