Después de disfrutar de unos días de descanso entre Ronda y Sotogrande, Tamara Falcó regresaba a casa con la mejor de las noticias: ya es oficialmente marquesa de Griñón. Tal y como deseaba su padre, Carlos Falcó, sería su tercera hija (su ojito derecho) y no otro quien heredaría este título nobiliario que, según ella, tiene más peso sentimental que otra cosa.

Artículo recomendado

Tamara Falcó e Íñigo Onieva disfrutan de una divertida y romántica escapada campestre

Tamara Falcó e Íñigo Onieva disfrutan de una divertida y romántica escapada campestre

Ha sido este lunes, 7 de noviembre, cuando el BOE (Boletín Oficial del Estado) ha reflejado el anuncio de la orden con el que se tramita la Real Carta de Sucesión por la que Tamara Falcó recibe formalmente el título nobiliario de marquesa de Griñón. Sin duda, un momento de sentimientos encontrados en un año que ha sido una auténtica montaña rusa de sensaciones para ella.

La hija de Isabel Preysler ha recibido infinidad de mensajes de cariño y no ha dudado en agradecer el gesto públicamente a través de un mensaje: "Gracias a todos por los mensajes. Acabo el año con un regalo muy bonito, el legado de mi padre". Y es que si algo tenía claro Carlos Falcó es que su hija Tamara era la persona perfecta para seguir adelante con esta encomienda.

Tamara Falcó

Tamara Falcó agradece los mensajes de cariño a sus seguidores

Instagram @tamara_falco

Aunque es un momento un tanto agridulce, ya que eso significa recordar la triste pérdida de su padre, Tamara Falcó quiso celebrar este nombramiento oficial con su chico, Íñigo Onieva, con una deliciosa cena a manos del chef Dani García. El joven se encargó de compartir el delicioso menú que degustaron en el que no faltaron las ostras, la carne... y, como no, el postre.

A escasos 20 días de decir adiós al 2020, la nueva marquesa de Griñón despide este año de la mejor manera: enamorada y con la clara convicción de llevar el legado de su padre de la mejor forma posible.