La aparición esta semana de la reina Letizia con una blusa típica de Ucrania, la 'sorochka', fue toda una declaración de intenciones como muestra de apoyo al pueblo ucraniano y al más de millón de refugiados que están huyendo de la ofensiva de Putin. Tras este gesto de la reina Letizia se han disparado las ventas de 'sorochkas' por parte de mujeres que, además de ayudar a los ucranianos, manifiestan así su solidaridad con ellos en estos dramáticos momentos.

Artículo recomendado

El deseo de Susanna Griso por su 52 cumpleaños tras darse a conocer su amistad especial con Joaquín Güell

El deseo de Susanna Griso por su 52 cumpleaños tras darse a conocer su amistad especial con Joaquín Güell

Susanna Griso, a la estela de la reina Letizia, ha sido una de esas mujeres que ha querido mostrar todo su apoyo a Ucrania. El pasado viernes lució una tradicional 'sorochka' en verde con bordados en negro, blanco y fucsia. Además de informar sobre la invasión de Ucrania, Susanna Griso contó con la presencia en plató de Antonina, una diseñadora ucraniana que habló sobre el significado y la importancia de la 'sorochka', pues es un símbolo de buena suerte para el el pueblo ucraniano. Antonina explicó que estas prendas pasan de generación en generación y se utilizan principalmente en ceremonias como bodas, fiestas o acontecimientos religiosos.

Susanna Griso

Susanna Griso mostró su apoyo al pueblo ucraniano luciendo la tradicional 'sorochka', en verde y con bordados en negro, blanco y fucsia.

Atresmedia

"Sirva como homenaje al heroico pueblo ucraniano, mi corazón con todos ellos", dijo una emocionada Susanna Griso. El color de la blusa que lució, verde, significa la renovación de la vida y la primavera.

La 'sorochka', también conocida como 'vyshyvanka', no solo representa la buena suerte para los ucranianos, sino que tiene otros muchos simbolismos, como el amor, el bienestar, la salud, la familia, la tradición y el patrotismo, sentimientos todos ellos que ahora son más necesarios que nunca, dada la tragedia que sufre el pueblo de Ucrania. Y tanto la reina Letizia como Susanna Griso no han querido pasarlo por alto.