Rocío Flores se ha convertido en el fichaje más esperado de ‘Supervivientes’. La hija de Rocío Carrasco y Antonio David, tal y como ya adelantó ‘Lecturas’ en exclusiva, lleva meses cerrando su participación en el concurso. Tras el intento frustrado del año pasado, donde la llegada de Isabel Pantoja desbarató todos los planes de la productora, la nieta de Rocío Jurado ya está a punto de poner rumbo a la isla. Su padre, eso sí, ha querido darle un sabio consejo sobre el dinero que va a ganar en esta experiencia.

Artículo relacionado

Es, sin duda, el fichaje más esperado de la próxima edición de ‘Supervivientes’. Rocío Flores cumple, por fin, uno de sus grandes sueños y da el paso a la primera línea de la televisión. Tras haber destacado como defensora de su padre en ‘GH VIP’, la joven se convierte en protagonista absoluta y promete atraer todas las miradas en su paso por los Cayos. No será fácil, pues ya han anunciado que será una de las entregas más duras del formato.

Si todo transcurre como parece, Rocío puede permanecer en la isla durante varios meses y puede acumular una buena cantidad de dinero -su caché es de los más altos-. Ante esta circunstancia, Antonio David, como padre, ha querido darle un consejo a su hija. “La intención de mi hija es ayudar económicamente a su familia”, explicaba en ‘Sábado Deluxe’. “Pero yo le he dicho que con el dinero que gane se compre un piso, que mire por ella”.

Rocío Flores

Economía más saneada

No han sido unos buenos años para la familia de Antonio David. El propio colaborador ha contado, en exclusiva para ‘Lecturas’, la complicada etapa que ha tenido que pasar tras las muchas demandas de su ex, Rocío Carrasco, y las enorme dificultad a la hora de continuar con su carrera profesional. Gracias a Olga, su mujer, y a su tienda, Antonio David y sus hijos han podido vivir a lo largo de este tiempo. Por suerte, todo parece que vaya cambiando.

El paso del ex guardia civil por ‘GH VIP’ y el fichaje como colaborador de ‘Sálvame’ ha hecho que Antonio David se encuentre mucho más tranquilo y relajado y ya con su deuda prácticamente resuelta, tal y como ha confirmado él mismo.