Rocío Flores está viviendo intensamente la experiencia de Supervivientes 2020 y aunque su paso por la isla no ha estado exento de polémica sí que puede afirmar que ha llegado a la recta final del concurso ganando el cariño de todos sus compañeros, incluso de Yiya quien se marchó de Honduras dándole un tierno abrazo que terminó con todas sus polémicas.

La hija de Antonio David Flores, que también tendió la mano a José Antonio Avilés a pesar de los comentarios del colaborador sobre su madre, Rocío Carrasco, se ha convertido poco a poco en el motor del equipo en Cayo Paloma. ¿Su secreto? Sus compañeros lo tienen claro: su alegría y positivismo.

Artículo relacionado

Así lo han comentado sus propios compañeros, uno por uno, ante las cámaras de Supervivientes en el ya famoso Designio de los Dioses. En esta ocasión todos tenían que destacar un punto positivo de sus compañeros y todos han coincidido en que la nieta de Rocío Jurado tiene una alegría que es clave y fundamental para sobrevivir a las calamidades de la isla tras 13 semanas de concurso.

"Su positivismo y su sonrisa y alegría. Es una niña que te llena de ternura y te dan ganas de abrazarla y besarla", ha dicho Ana María Aldón, palabras que ha respaldado tanto Elena como Jorge Pérez. "De Rocío destaco su alegría, se ríe muchísimo", ha dicho la madre de Adara a pesar de su última bronca monumental, mientras que el guardia civil ha añadido: "es una chica muy sonriente, risueña, consigue que haya buen ambiente y con eso me quedo".

Rocío Flores

Albert Barranco, cómo no, ha alabado la actitud de su mejor amiga en la isla. "Es mi mano derecha en el concurso, y mi hermana pequeña. Todo positivo", ha dicho el ex tronista. Y Hugo Sierra, que se ha convertido en el inesperado apoyo de la hija de Antonio David, no se ha quedado atrás: "transmite muy buena energía", ha dicho el uruguayo.