Supervivientes está, poco a poco, llegando a su fin. Las duras condiciones que han soportado durante los más de dos meses que llevan en la isla van haciendo mella en los concursantes que quedan en Honduras. Los conflictos por la convivencia, el hambre, la escasez de recursos… todo afecta. Por ello, cualquier recompensa, por pequeña que sea, es celebrada por los supervivientes como un gran triunfo.

Artículo relacionado

Esto es lo que ocurrió durante ‘Supervivientes: tierra de nadie’ el pasado martes 5 de mayo. La organización decidió poner en marcha una prueba de recompensa muy especial que, eso sí, no han decidido mostrar públicamente hasta ahora. Los concursantes tuvieron la oportunidad de poder recuperar cada uno tres objetos personales de las maletas que hicieron antes de comenzar la aventura.

Supervivientes

Eso sí, antes tuvieron que hacer frente a un reto complicado: mantenerse durante una estructura cada vez menos estable porque ellos mismos iban quitando apoyos. Hugo, Elena y Yiya consiguieron hacerse con el tan ansiado premio, mientras que Ana María Aldón explicaba, entre lágrimas, que quería recuperar una fotografía de su familia.

Los ganadores no dudaron en abrir sus maletas y en un minutos, hacerse con las pertenencias que más necesitaban para sobrevivir durante sus últimas semanas en la isla. Hugo Sierra lo tenía claro desde el principio y corría al neceser para hacer con varios complementos de aseo personal. Yiya y Elena, por su parte, han tenido muchas más dudas a la hora de elegir.

Artículo relacionado

La madre de Adara se ha roto al elegir una fotografía de sus seres queridos. Un objeto al que ha añadido unas zapatillas y un bikini, aunque no tiene claro que esto último le vaya a valer. Por su parte, Yiya se hacía con otro traje de baño, un pareo en el que lleva un nombre “de un valor incalculable como todo lo que se regala con amor”.