Estas semanas de confinamiento han llevado a Marta López Álamo a compartir mucho más que su rutina diaria de deporte, estudio y entretenimiento. La novia de Kiko Matamoros se ha echado la manta a la cabeza y ha respondido abiertamente a través de su perfil de Instagram a todas las dudas que les pudieran surgir a sus fans.

Artículo relacionado

Si hay algo que la modelo quiere dejar claro es que no es una mujer perfecta pero eso no significa dejar de quererse a sí misma, de hecho, hace apenas unos días compartía orgullosa sus estrías: "Me he dado cuenta de que entre mujeres vemos la celulitis como algo excepcional cuando prácticamente todas tenemos", reconocía abiertamente.

Han sido unas sorprendentes revelaciones sexuales las que más han llamado la atención y es que detrás de esa mujer despampanante está una joven de valores tradicionales. Marta, que grita a los cuatro vientos su gran amor por Kiko Matamoros, reconoce que jamás se ha besado con un chico desconocido, nunca le han 'pillado' practicando sexo con su pareja y no necesita el conocido Satisfyer porque "prefiero el método tradicional". Pero no se ha quedado ahí, sin pelos en la lengua la modelo reconocía que SI ha fingido alguna vez un orgasmo: "Para que se acabase, no para satisfacer a nadie", explicaba sin poder evitar reírse. También reconocía de manera indirecta y con mucha naturalidad que se masturba.

Marta López Álamo

Un año de amor con Kiko Matamoros

Hace apenas unas semanas la pareja celebraba su primer aniversario y es que a pesar de las críticas que tuvieron que sufrir en sus inicios no pueden estar más felices. Detrás de esa imagen ruda que tiene el colaborador de 'Sálvame' está un hombre que se derrite por la mujer con la que comparte su vida. La propia Marta hacía pública una conversación con su chico donde queda patente la química que hay entre ellos. "Te echo de menos", le decía ella a lo que Kiko contestaba: "Estoy deseando ir a casa y abrazarte". ¡Viva el amor!