María Patiño ha presentado hoy ‘Socialité’ de una forma muy diferente. La presentadora se ha puesto al frente del programa… ¡Desde su casa! La razón no ha sido otra que la gran nevada que ha caído en Madrid y que ha provocado que se haya quedado atrapada en su vivienda. María ha compartido con los espectadores un vídeo en el que ha mostrado cómo ha encontrado esta mañana su azotea repleta de nieve y cómo se ha encontrado el exterior de su vivienda cuando ha salido para ver si podía ir a su puesto de trabajo. Al ver el panorama, la presentadora ha decidido quedarse en su salón, algo que no le ha impedido en absoluto realizar su trabajo. La reportera Giovanna González ha sido la encargada de ocupar el lugar de Patiño en el plató del programa de Telecinco, pero María ha estado todo el rato en directo desde su casa mediante videollamada.

Artículo relacionado

Una de las cosas que más ha llamado la atención de cómo ha presentado hoy María Patiño el programa es el look que ha elegido para el momento. La presentadora se ha vestido acorde a la nevada que ha colapsado Madrid y se ha puesto un conjunto de lo más calentito y muy llamativo. María no ha dudado en ponerse un gorro incluso estando en su salón. Pero más allá de este complemento, lo que más ha llamado la atención de su outfit ha sido el jersey amarillo flúor con el que se ha protegido de las bajas temperaturas. Además…. ¡María Patiño no ha estado sola! Durante casi todo el programa ha tenido con ella a su perrita Beige, que se ha mostrado de lo más tranquila junto a ella.

María Patiño

María Patiño ha presentado 'Socialité' desde su casa.

Telecinco

Además, con la forma en la que ha conducido hoy ‘Socialité’, María Patiño ha mostrado una parte de su salón. Con lo poco que se ha podido ver se ha podido comprobar que se trata de una estancia de lo más acogedora, con un gran sofá en el que la presentadora ha puesto una manta de lo más calentita, un espectacular cuadro y una terraza con impresionantes vistas. De esta forma María Patiño ha hecho frente a la nieve sin faltar a su cita de cada fin de semana con los espectadores.