Sara Carbonero e Iker Casillas han vivido unas semanas muy complicadas por los problemas de salud de ambos. Ahora se relajan y vuelven a mostrarse sonrientes en Navalacruz, el pueblo donde se sienten como en casa. Las duras circunstancias que combaten juntos parece que les han dado una tregua o ellos han decidido desconectar de ellas, y dejan que el pueblo abulense y sus gentes que tanto les quieren ejerzan sobre ellos ese efecto sanador que tanto andaban necesitando.

El futbolista sufrió un infarto de miocardio mientras estaba entrenando, motivo por el cual tuvo que ser operado de urgencia. La operación resultó un éxito e Iker pudo regresar a casa para continuar con la recuperación. Pero la tranquilidad del matrimonio volvió a verse alterada cuando a Sara Carnonero le diagnosticaron cáncer de ovario.

Artículo relacionado

Tras ser operada de urgencia el pasado 22 de mayo, la periodista dejaba cinco días después, el lunes 27, la clínica Ruber Internacional de Madrid. Tras recibir el alta, la periodista se recupera ya en casa de la intervención quirúrgica en la que le fue extirpado un tumor maligno. “Ya en casa y todo en orden. Muchísimas gracias por todas las muestras de cariño que he recibido estos días. Ahora toca ponerse fuerte y seguir. Gracias a todos de corazón”, escribió en las redes al llegar a casa.

La periodista se ha instalado en Madrid para seguir su tratamiento. Sara ha decidido tratarse en la capital junto a Iker y sus dos hijos. Aprovechando que está en España, el pasado fin de semana la periodista realizó una escapada a su pueblo con su marido y sus peques. En la localidad abulense de Navalacruz, Sara se rodeó de familiares y amigos que le dieron muchísimo cariño y fuerza.

La periodista disfrutó de las fiestas medievales de su pueblo junto a los suyos. Sara ha compartido varias imágenes que resumen su fin de semana, en las que se puede ver a su gran amiga Isabel Jiménez, que acudió a Navalacruz junto a su hijo de dos meses y su marido Álex Cruz. La presentadora de Informativos Telecinco y Carbonero están muy unidas. Isabel ha estado muy pendiente de su amiga en las últimas semanas y ha sido, sin duda, un gran apoyo para ella.