Se ha convertido en la noticia del día. La portada de Lecturas de este miércoles confirma, en exclusiva, que Sara Carbonero e Iker Casillas se separan. Una impactante información que ha causado auténtica conmoción y una oleada de reacciones de la que aún se siguen conociendo nuevos y reveladores detalles. Tal como ha podido saber Lecturas, el fin del matrimonio de Sara Carbonero e Iker Casillas es un hecho. Desde hace meses, la pareja ya no comparte vida ni domicilio familiar, una situación que disipa cualquier duda a propósito de la realidad a la que se enfrentan ya.

Artículo relacionado

Ha sido el exportero el que ha tomado la decisión de abandonar la vivienda conyugal, y ya se encuentra residiendo en su nuevo domicilio, una casa también situada en La Finca, exclusiva urbanización de Pozuelo de Alarcón (Madrid), según hemos podido confirmar desde Lecturas. Este paso adelante de Iker Casillas es consecuencia directa de la máxima prioridad que Sara Carbonero y él se han marcado desde que han decidido separarse: sus dos hijos pequeños.

El exportero no ha querido cambiar de distrito y apenas le separan 30 metros de su ya exmujer y de los pequeños. De esta manera, intentan atenuar el impacto de la nueva situación sobre ellos y también de la ausencia de Iker. De ahí, que ambos puedan volcarse y no descuidar sus responsabilidades familiares, organizándose, por ejemplo, para llevarles y recogerles en el colegio, a pesar de que ya no comparten techo.

Artículo relacionado

Precisamente, que vivan en la misma urbanización ha favorecido que Sara Carbonero e Iker Casillas hayan podido vivir los primeros momentos de su separación de manera discreta y en la intimidad de su fiel círculo de confianza, que ya estaban al corriente de la decisión que habían tomado de poner fin a su relación después de más de una década juntos. Que entren y salgan de La Finca y hayan podido mantener sus rutinas normalmente después del último ingreso hospitalario de la periodista es lo que ha hecho que no hayan levantado sospechas.

Cabe señalar que a pesar de todo, Sara Carbonero e Iker Casillas mantienen una excelente relación y no han renunciado a seguir compartiendo planes juntos. De ahí que les hayamos visto disfrutando juntos momentos con otros amigos, como el reciente almuerzo con Isabel Jiménez.