Rocío Flores lo ha dicho por activa y por pasiva: para ella 'Supervivientes 2020', además de un escaparate para darse a conocer de verdad, era una especie de puente para acercarse a su madre. La hija de Antonio David Flores esperaba algún tipo de reacción por parte de Rocío Carrasco, con la que no se habla desde hace más de siete años. Pero, por más que lo ha intentado, ese acercamiento ha sido imposible. Al menos públicamente, aunque voces como la de Kiko Matamoros han asegurado que la hija de Rocío Jurado no tiene intención alguna, por el momento, de acercarse a su hija a pesar de sus constantes ruegos y reclamos.

Artículo relacionado

Esta situación, que tanto ha dado que hablar a lo largo de estos últimos tres meses, y después de que 'Supervivientes 2020' haya llegado a su fin sin novedades entre madre e hija han generado un acalorado debate este lunes en 'Sálvame'. Jorge Javier Vázquez, con información de primera mano, ha dado su opinión más sincera sobre este conflicto mojándose como nunca.

"Mi impresión es que psicológicamente está mucho más centrada la hija que la madre, muchísimo más", ha dicho el presentador que ha insistido es que es su sensación "como espectador", y precisamente a partir de ahí, según sus impresiones, nace el bloqueo de Rocío Carrasco y la razón de por qué "no da el paso". Una opinión con mucha base y es que, tal y como ha contado, Jorge Javier Vázquez ha podido hablar con ambas partes, tanto con Rocío Flores como con Rocío Carrasco.

Rocío Flores

Precisamente Rocío Flores desvelada a Jorge Javier en el debate final de 'Supervivientes' que su madre ha tenido más importancia en su concurso del que imagina y que incluso marcó un punto de inflexión para ella. "El día del coronavirus lo pasé muy mal y me marco muchísimo en el concurso", explicaba y es que hay que recordar que amenazó con abandonar por no tener información de su madre, un mensaje que nunca llegó a pesar de la promesa que le hizo Lara Álvarez: "Si me hubiese ido me hubiese arrepentido toda la vida", se sinceraba.