Ha sido un revés inesperado. Dolores Díaz, madre de Paz Padilla, fallecía esta misma mañana a los 91 años en el Hospital Puerta del Mar de su Cádiz natal. Lola, como la conocían todos sus seres queridos, era la alegría de la casa, el alma de todos, el nexo de unión de toda su familia. La consternación por el fallecimiento ha conmovido también a todos los compañeros de la presentadora. Kiko Hernández, en nombre de los colaboradores y trabajadores de ‘Sálvame’, ha querido transmitir un mensaje a su compañera.

Artículo relacionado

Lola, la icónica madre de Paz Padilla, nos dejaba hoy a los 91 años. Divertida, espontánea, imprevisible y enormemente cariñosa, se había ganado el corazón de todos. No había momento en el que la madre de la colaboradora no despertara una sonrisa, ya fuese para darle una sorpresa a Paz o para contar alguna anécdota de la infancia y juventud de su hija. Sin duda, a lo largo de la larga trayectoria de la humorista, se había convertido en su mejor apoyo.

Tras conocer la triste noticia, todos sus compañeros de ‘Sálvame’ no dudaban en ponerse en contacto con Paz para transmitirle sus condolencias. “Queremos mandar un beso y un abrazo enorme a nuestra compañera Paz Padilla”, arrancaba Kiko Hernández al principio del programa. “Lola, su madre, nos ha dejado. Ella era la alegría de toda su familia, de Paz y de todos sus hermanos”. El colaborador no podía ocultar el sentimiento que le producía dedicar esas palabras.

Kiko Hernández

“De este programa que tantas tardes ha estado viendo, le queremos mandar un enorme beso y que descanse en paz”, expresaba Kiko en nombre de todos. “No era una madre al uso. Era admiración lo que sentía. Era una madre que ella admiraba”, respondía Lydia. “Soy incapaz de llamarla porque debe estar…”.