Belén Esteban demostró una fuerza, tranquilidad y entereza bárbara ayer en ‘Sálvame’, que se las prometía una tarde complicada al sacar a la luz una vieja cinta en la que Jesulín, grabado hace años, daba su versión de su ruptura con la colaboradora.

Artículo relacionado

A pesar de que su pasado solía desestabilizarla y hacerla saltar, la nueva Belén prefiere contar hasta tres. Como ella dice, “ya está en otra onda”. “Estoy muy orgullosa de lo que tengo, de la familia que he formado, me voy a casar y estoy feliz”. Por eso, cuando escuchó la vieja casette, hasta pidió que se la pusieran de nuevo. No entendía nada de lo que Jesús pretendía decir e insinuar. Cansada como está del tema de su salida de Ambiciones, no entiende que ahora esto vuelva a ser motivo de debate. Esto solo provoca una reacción a la de Paracuellos, pena. “Me das pena, pero ya lo estás pagando, bien lo sabe Dios”, sentenció después de que el contenido de la grabación saliera a la luz.

Y, tras una tarde en la que se removió tanto el pasado y que podría haber supuesto un maremoto emocional para ella, las primeras reacciones del entorno de la Esteban. “Ha habido reacciones, no os voy a decir de quién, pero las ha habido, y encima me piden que por favor que no…” (se muerde la lengua, para no hablar más de la cuenta pues lo ha prometido) “me piden que no diga nada, porque saben cuál es la verdad. Yo no tengo la culpa. No quiero discutir contigo”, dijo, refiriéndose al hombre a quien ya solo le une la persona más especial para ella.