Rosa López está atravesando uno de los momentos más dulces de su vida. Cuando se cumplen 20 años de trayectoria profesional desde que se convirtiera en la ganadora de 'Operación Triunfo 1', la cantante ha encontrado esa estabilidad personal y profesional que ansiaba y mucha culpa de eso la tiene Iñaki García, un hombre al que define como el "amor de su vida".

Artículo relacionado

La pareja se conoció en un concierto de Marcha Sánchez y desde ese momento se convirtieron inseparables. Rosa López estaba disfrutando de la actuación mientras que Iñaki, policía de profesión, formaba parte del equipo de seguridad: "En ese momento aparecieron Iñaki y su perro policía y nos ayudaron a salir", confesó en su última visita a 'El Hormiguero'.

"No he conocido nunca a un hombre tan bueno, tan puro y tan honesto como él. Me aporta amor, amistad, respeto...", confesaba muy ilusionada en una entrevista a ¡Hola!. Declaraciones en las que no dudó en exponer su compromiso de vida porque ahora sí siente que Iñaki es el definitivo. ¿Seguirá los planes de su amiga Chenoa y sellará su amor frente al altar? Parece que no... al menos por el momento.

Aunque eso no quita que Rosa López ya se haya colocado un vestido de novia. Este fin de semana, la cantante compartía una preciosa imagen con un espectacular diseño de inspiración nupcial del modisto Sergi Regal. "Vestidazo", escribía la granadina levantando revuelo en sus seguidores que se preguntaban si ya estaba ensayando para la futura boda.

Rosa López

Rosa López se viste 'de novia' en Instagram

Instagram @rosalopezoficial

El vestido, de corte sirena con ligera cola y manga larga se ceñía a la perfección a la silueta de la artista. Una joya confeccionada con cientos de brillos que resaltaban aún más la belleza de Rosa.

Aunque parece estar lejos del día de su boda, algo que le haría una ilusión especial sería convertirse en mamá: "Voy tarde ya, pero el día que sea madre, me muero. Veo un niño y se me cae la baba, quiero uno", confesaba a la revista Pronto. Un sueño que podría hacer realidad muy pronto.

"Ni premios, ni menciones pueden llenar tanto mi corazón. ¡Arriba los corazones! y que nada aplaque vuestro interior", escribía a modo de agradecimiento a todo su público que dos décadas después le permiten seguir cumpliendo sueños a diario.