Este viernes 14 de mayo era el turno de Rosa Benito de responder a su sobrina Rocío Carrasco. En el último episodio de su docuserie, la madre de Rocío Flores señalaba a su tía por decidir en el último momento no acudir a su boda con Fidel Albiac. Una ausencia que chocó en aquel momento, dado que su hija Rosario Mohedano fue de las invitadas más emocionadas, y seguía sin una explicación. Rosa Benito ha recogido el órdago de Rocío Carrasco y ha deslizado la razón por la que, ya peinada "con un moño bajo" y el vestido preparado, decidió no asistir.

Lo primero que ha hecho Rosa Benito ha sido desmentir a María Patiño y aclarar que su decisión no tuvo nada que ver con encontrarse con el dilema de ir a la boda de su sobrina o tener acceso al balcón familiar durante la procesión de la Virgen de Regla. "Tengo que decir que no tenía nada que ver el balcón porque yo venía ya de allí y tenía hecha ya la novena", ha subrayado.

Aunque ha querido evitar dar detalles, sí que ha dejado caer que sus hijos son el fondo de que optara por no estar presente en ese día tan importante para su sobrina. Rosa Benito ha hecho referencia a una conversación con unas "personas anónimas", que le expusieron "una situación" ante no tuvo más que darles la razón. Aquellas palabras tuvieron un efecto en la colaboradora televisiva que cambió de parecer en el último momento. "Pienso que mis hijos son los mejor que tengo en la vida y ahí tomo la decisión", y continúa, "yo hubiese ido por ella, porque ha sido una persona muy importante en mi vida, pero no fue por el balcón".

Artículo recomendado

El feo de Rosa Benito a Rocío Carrasco el día de su enlace con Fidel Albiac

El feo de Rosa Benito a Rocío Carrasco el día de su enlace con Fidel Albiac

Este viernes, Rosa Benito no ha podido reprimir las lágrimas al hablar de su sobrina. Y es que el testimonio de Rocío Carrasco también la está sacudiendo emocionalmente y la está haciendo revivir momentos dolorosos, como es la ruptura de su relación. A pesar de todo, el rencor que a veces ha manifestado hacia ella parece estar bajando de intensidad y dando paso a emociones más edificantes, que pueden llegar a ser la semilla para volver a reencontrarse. Estas palabras que ha pronunciado son un reflejo de ello: "Me gusta oírla decir la palabra "quiero", "quiero a mi tía". Es muy importante decir "quiero" y hace tiempo que no se la escuchaba decir".