Este viernes, Rocío Flores Carrasco celebra su cumpleaños y, dadas las circunstancias que le rodean, será una jornada bastante agridulce. Aunque seguro que festeja el día con una gran y rodeada de familiares y amigos, su madre, Rocío Carrasco, volverá a estar ausente. Desde el año 2012 la cumpleañera y su progenitora mantienen una relación prácticamente nula a raíz de una fuerte discusión que provocó que la joven, con apenas 15 años, abandonara el hogar materno para irse a vivir con su padre, Antonio David Flores.

Artículo relacionado

A esta distancia hay que sumarle la decisión de Carrasco de denunciar a su exmarido, unos hechos que sin duda hicieron aún más grande la separación entre madre e hija y que también acabaron afectando a su otro hijo, David. A sus 18 años, el nieto de Rocío Jurado vio como durante el juicio entre sus padres, su progenitora no se acercó a darle un abrazo o un beso, lo que entristeció a toda la familia.

Dejando de lado los problemas con Rocío Carrasco, lo cierto es que Ro, como la llaman cariñosamente, disfruta de su día a día como cualquier chica de su edad. Su padre, tal y como muestra ella misma en las redes sociales, se ha convertido en uno de sus grandes pilares. Él es quien la cuida cuando está enferma y quien la anima a seguir con sus estudios de psicología y, además, quién introdujo en su vida a dos de sus personas favoritas, Olga, quien hace las veces de madre, y su hermana Lola.

Tampoco hay que olvidar a Gloria Camila, su tía y ‘hermana’ y a Manuel, su novio, con quien lleva un año y a quien dedica un sinfín de frases de amor en su cuenta personal de Instagram, y es que el joven se ha convertido en el objeto de sus mejores alegrías.

Será con ellos con quien Rocío Flores pasará su 21 cumpleaños, un día especial en el que los que están presentes pesarán mucho más que las ausencias.