Una de las grandes sorpresas de la noche en ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, fue la intervención de Fidel Albiac en pleno directo. En un primer momento extrañó que el marido de Rocío Carrasco no le acompañara a las instalaciones de Mediaset, pero sí que quiso estar a su lado entrando en el programa mediante videollamada. Además de la defensa a su mujer y su declaración de amor, el instante en el que Fidel entró en el programa dio para algo más. Su videollamada dejó ver parte del salón de la casa en la que vive el matrimonio en una lujosa urbanización de la localidad madrileña de San Agustín de Guadalix.

Artículo recomendado

Todo lo que no se vio de la entrevista histórica a Rocío Carrasco en Mediaset

Todo lo que no se vio de la entrevista histórica a Rocío Carrasco en Mediaset

Fidel Albiacrealizó la videollamada desde esta habitación en la que seguro que Rocío Carrasco ha llorado mucho. En las imágenes apenas se puede ver cómo es el salón de la pareja, pero sí que se perciben algunos detalles que hasta ahora nunca se habían visto. Fidel apareció sentado en un sofá de color blanco con cojines en tono verde agua. Las diferentes tonalidades del verde tienen más presencia en este salón gracias a los cuadros y a la planta que se puede ver tras el marido de la gran protagonista de estos días.

Rocío Carrasco y Fidel Albiac

Fidel Albiac intervino desde el salón de su casa.

Telecinco

Además, esta estancia cuenta con mobiliario de madera y un techo al que han incorporado una iluminación con la que consiguen tener un salón de lo más luminoso. Con lo poco que se puede ver en la imagen, da la sensación de que se trata de un lugar acogedor.

Este salón es solo una mínima parte de la casa de Fidel Albiac y Rocío Carrasco, ya que viven en un hogar de grandes dimensiones y perfectamente equipado. Además, en los exteriores tienen comodidades como un gimnasio, piscina, o zonas comunes de las que disfrutar al aire libre. Y lo más importante, el protocolo de seguridad que existe para acceder a esta urbanización es de lo más estricto. Un requisito con el que la pareja consigue vivir mucho más tranquila.