Rocío Carrasco ha hablado de todo y de todos. La hija de Rocío Jurado se ha remontado a diferentes episodios de su vida en los episodios 2 y 3 de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’. La gran protagonista de estos días no solo ha hablado de Antonio David Flores y de sus hijos Rocío Flores y David Flores. Para explicar cómo es la relación con otros miembros de su familia, ha relatado episodios con los que no ha tenido ningún problema a la hora de señalar a alguien. Una de esas personas a las que se ha referido esta noche ha sido a su tío Amador Mohedano. Rocío se ha remontado a su luna de miel para explicar lo que considera una gran traición por parte del hermano de su madre.

Artículo relacionado

Rocío Carrasco ha contado que vivió su luna de miel como si fuera una gymkana. El hecho de haber vendido la exclusiva a una revista, hizo que ella y Antonio David Flores tuvieran que hacerlo todo casi a escondidas. Según Rocío, la persona que se encargó de hacer intermediario de esto “era Amador”. Tan secreto era todo que “la luna de miel no sabíamos dónde íbamos hasta que no nos montamos en el avión”. El único que sabía todo lo que se había orquestado para el viaje de novios era Amador Mohedano. Con todo lo que rodeaba a su luna de miel, la hija de Rocío Jurado ha contado que “llegamos a Mauricio, a mí me encantó pero tampoco lo disfruté”. Y menos después de algo que sucedió y que le desconcertó por completo. “De repente suena el teléfono de la habitación y era una persona que me habla en inglés pero no entendía lo que me estaba diciendo. Pero yo sé quién es”, ha contado.

Rocío Carrasco

Rocío Carrasco relata cómo fue su luna de miel.

Telecinco

Rocío Carrasco ha asegurado que desde que escuchó la voz supo que era un fotógrafo conocido de la familia, algo que reafirmó “cuando volvemos a España se publicaron las fotos, él estaba allí, nadie me hizo caso”. De esta forma ha contado cómo se truncó la exclusiva que tenía vendida a otra revista teniendo claro que “no te puedo contar esto sin decirte que la única persona que lo sabía era Amador y el director de la revista. Por descarte…”. De esta forma ha señalado a su tío como la persona que dio el chivatazo sobre dónde se encontraban de luna de miel.

Su reacción fue que “con él tengo una conversación y lo corroboro con una persona responsable de la publicación. No termina muy bien la conversación”. Después de todo esto ella tuvo claro que no quería trabajar con su tío. “Él quería ser mi representante pero llego a la conclusión de que eso no lo quiero y que como no lo quiero sigue siendo la persona que es, que es mi tío, pero que yo no voy a trabajar con él".