La última vez que vimos a Rocío Carrasco en televisión fue en la entrevista que Bertín Osborne realizó a María Teresa Campos. Y, ayer, en ‘Sálvame’, entró en directo de manera telefónica para arropar a otro miembro de esta familia que ella considera propia. Se siente más acogida por el clan de Terelu que por el suyo propio. Sus palabras de aliento fueron recibidas por la protagonista de la tarde con un tremendo agradecimiento, pues sabía lo que suponía para ella romper su silencio televisivo. Un gesto crucial para Terelu que, de nuevo, vuelve a enfrentarse al cáncer y sabe que no lo hace sola.

“Gordi”, le empezó diciendo, desvelando cómo se llaman cariñosamente estas dos buenas amigas; “ya sabes lo que hemos hablado, pero quería decirte, delante de todo el mundo, que eres una tía fortísima”, y le recordaba que no está sola, “tienes muchísimas personas que vamos a estar ahí”.

Carrasco, en su intervención telefónica, también quiso añadir la tranquilidad que le da saber que hay estupendos profesionales ocupándose de ella. Además le recordó su anterior victoria, haciéndole consciente que, de nuevo, saldrá exitosa. “Ahora tienes una cosa ínfima ¡eso no puede contigo!”. La malagueña agradeció el gesto y le recordó a su amiga lo importante que son tanto ella como su marido, Fidel, en su vida.