Ayer echó el cierre ‘Hable con ellas’ no sin antes dar la sorpresa de su vida a Rocío Carrasco. Esta ‘ella’, que se casa el próximo 7 de septiembre, descubrió para su asombro que el programa le había preparado una muñeca tipo Barbie vestida como su madre, Rocío Jurado, en el día de su boda. Carrasco no pudo contener el llanto y agradeció el gesto embargada por la emoción.

Artículo relacionado

Rocío tiene grabado a fuego en su memoria el momento en el que vio vestida de novia a su madre. “No me la esperaba. Abrió la puerta y me la encontré y no podía parar de llorar, era una emoción enorme”. La futura mujer de Fidel Albiac está en capilla, pues dentro de solo 7 días será ella la que se tenga que poner el velo. Será su segunda boda, pues su primera fue con Antonio David Flores, el padre de sus dos hijos.

Junto al equipo de presentadoras de ‘Hable con ellas’ también se encontraba Terelu, que había acudido junto con su hermana para hablar del éxito del docu-reality de ‘Las Campos’. Las dos hijas de María Teresa guardan un vínculo muy estrecho con la protagonista de la sorpresa, y parecieran las hermanas que ella ha elegido para su nueva vida. Terelu le decía que no reprimiera las lágrimas, que está bien llorar. “A mí me lo dicen mucho”, confesaba. La malagueña sabía lo importante que era para su íntima amiga ese regalo, que con tanto cariño miraba y abrazaba, como si fuera un pedacito de su madre al que agarrarse. Y es que Carrasco, que sigue hablando de la Jurado en presente, ha dicho que lo que más echará de menos en su inminente boda será no tener a sus padres.

La presentadora no ha invitado ni a sus hermanos adoptivos, ni al viudo de su madre, Ortega Cano, ni a los hermanos de esta, con los que hace tiempo que no tiene relación.